Sígueme vía Email

lunes, 15 de junio de 2015

Cómo hacer una buena mamada.



Para hacer una buena mamada a un hombre es necesario saber jugar con todas sus partes erógenas, no es solo meterte la polla en la boca y chupar.


Lo primero que tienes que tener claro es que el pene tiene 3 amigos cercanos, el ano, y los dos huevos. Tienes que jugar con ellos. Si no te apetece pasar la lengua por el ano de tu pareja, puedes usar los deditos y acariciarle el agujerito. Si ves que gime, sigue jugando un rato. Es posible que a él no le guste, hay gustos para todo.


Igualmente, debes chuparle y acariciarle los huevos, cada uno de ellos. Verás como si chupas sus testículos un buen rato, se le pone bien dura la polla. Asimismo, un buen masaje en los testículos es perfecto para estimular el pene y conseguir el tamaño máximo.


Y luego el pene. Definamos 2 partes claves, el glande o capullo, y el tronco. Es obvio que el hombre se corre principalmente cuando le chupas el glande, que es la parte más sensible del miembro. Por lo tanto, es necesario que vayas jugando con el resto del pene. Debes pasar la boca, y la lengua por toda el miembro entero, no basarte solo en el glande.


Normalmente, si agarras el pene de un hombre y empiezas a chupar su glande, la mamada durará un máximo de 5 minutos. Para un hombre, eso está bien, pero no es excelente. Necesitas que TU mamada dure 15 minutos, para que tu pareja vea que te preocupas por él, que le estás haciendo un regalo.


Otro de los secretos de una buena mamada es, de vez en cuanto, detenerte con tu lengua en un punto del pene que es muy sensible, en el glande. Se encuentra en la parte delantera del glande, donde hay una tira de piel que une el glande con el prepucio y que divide el glande como en dos. Si además de mojar bien con tu saliva el pene, de vez en cuando, con la lengua, frotas esa zona suavemente, te puedo asegurar que volverás loco a tu pareja.



Haz esto:


Empieza agarrándole los huevos y masajeándoselos mientras acaricias la base de su polla. Luego le das un besito en el glande, y le pasas bien la lengua por todo el capullo, centrándote también ahí, en ese puntito del que hemos hablado, para que le quede mojadito y se excite.


Luego Vas bajando la boca por su polla y le chupas bien chupado el tronco base del pene. De vez en cuando le acaricias el glande y el ano. Evita que se corra hasta que haya pasado un buen rato.


Ahora te centras en sus huevos. Bajas y le chupas los dos huevos, primero uno y luego el otro. Verás que el pene se le pone como una piedra. Eso es que le encanta. Mientras, le agarras bien el tronco del pene, pero sin masajearlo. No quieres que se corra, no aún.


Si has notado que le gusta que le toquen el ano, puedes chupárselo también. Me encanta que me pasen la lengua por mi culito, me excita aún más, aunque hay hombres a los que no les gusta.


Luego vuelves a subir a los huevos, a la base de la polla y al glande. De esa manera recorres los puntos erógenos del hombre, pero sin centrarte demasiado en ninguno de ellos. Repite estos pasos 2 o 3 veces, y al final, cuando lleves más de 10-12 minutos, te centras en su capullo. Ya verás como explota de placer...


Finalmente, para un hombre es MUY excitante que su pareja le deje correrse en su boca al acabar la felación. Es la manera perfecta de acabar una buena mamada, un autentico gesto de sumisión hacia tu pareja. Otra cosa es que os guste tragaros el semen. Muchas mujeres acaban la felación hasta el final, dejan a su chico que se corra dentro de su boca, y cuando ya lo han dejado a gusto, escupen el semen.


Evidentemente, en el caso de una relación BDSM, una buena sumisa debe tragarse la leche de su amo.



Para acabar, ten mucho cuidado con los dientes. A ningún hombre le gusta que le rasquen el glande con los dientes, duele y molesta. Una buena felación se hace siempre con los labios y la lengua, sin dientes.






Pdta: si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con el Profesor Domine via email, o via Hangouts, escribiendo a profesor.domine@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario