Entradas

La cabaña. Una sumisa azotada en la sierra

La chimenea llevaba ya rato encendida, y el fuego había calentado de sobras la habitación. Incluso hacía calor. Afuera, la nieve se amontonaba alrededor de la cabaña, creando un clima navideño muy propicio.

Ella estaba a mi lado en el sofá, con su mano entre mis piernas, acariciando suavemente mi entrepierna mientras hablábamos. Seguíamos vestidos, pero el calor comenzaba a ser molesto.

- Perra, hace calor aquí. Ayúdame a sacarme ropa.

Sin decir nada, se arrodilló ante mí, y tras sacar mis zapatos, desabrochó el cinturón, y el botón, y sacó mis pantalones mientras yo hacía lo mismo con la camisa. Tras doblarlos como yo le había pedido, se quedó esperando mis instrucciones. Era obvio que deseaba servirme.

Yo me había quedado con mis calzoncillos, los calcetines, y la camiseta puesta. Tras mirarla, unos segundos, le hice el gesto para que volviera a mi lado, en el sofá. Ella obedeció, y se acurrucó otra vez a mi lado, para colocar otra vez su manita entre mis piernas.

Ella sabía que no …

Maltratada, abusada, acosada sexualmente, y sumisa

El perro lamedor, la sumisa novata y el Amo: Un trío con lluvia Dorada incluida.

Eugenia, una puta castigada sin correrse

Castigos para una sumisa

Raúl sumiso, un perro lamedor, un puto mamón

Consejos y normas a la hora de castigar a una sumisa

Oferta Spanking: 100 azotes X una mamada

El perro lamedor y la polla del Amo