Sígueme vía Email

lunes, 8 de mayo de 2017

Una primera sesion de sumisión diferente.



Sé que eres una sumisa distinta, y que deseas sentirte sucia y utilizada. No buscas simplemente ser una sumisa más, quieres ser una perra, mi perra.

Mañana tendremos nuestra primera cita. No nos conocemos aún, pero ya has aprendido a obedecerme y deseas recibir mis jugos. No será una sesión cualquiera, sino que la adaptaré a tus particularidades. Así transcurrirá:

Quedaremos en un bar, cerca del Hostal donde luego te usaré. Tú llevarás una regla en la mano, por la que te reconoceré. Nos conoceremos, hablaremos un rato, y luego iremos al hostal.

Tú pagarás el local y entramos por separado. Primero tú, y luego yo.

En una bolsa deberás traer lo siguiente:
1.       Una regla para poder azotar tu culo
2.       Una ensalada para que yo coma
3.       Una cerveza para que yo beba
4.       Lubricante anal para tu ano.
5.       Un cepillo con el mango fino.

Una vez dentro de la habitación, te obligaré a desnudarte y a quedarte delante de mí completamente desnuda.

Te pondrás a 4 patas, como una perra, dispuesta para que yo te use.

Azotaré tu culo con la regla, y lentamente introduciré el cepillo en tu ano, con la ayuda del lubricante, para sodomizarte.

Jugaré un ratito contigo. Volveré a azotarte y a sodomizar tu culo tantas veces como yo quiera, sin permitirte correrte.

Entonces te arrodillarás ante mí, y me desnudarás entero, con calma, y doblando mi ropa con cuidado. En todo momento deberás llevar el cepillo en tu culito de sumisa.

Arrodillada ante mí, y sin poder lamer mi miembro, colocaré mis testículos en tu boca para que puedas notar su sabor.

Te ordenaré que acaricies tu coñito, sin llegar a correrte, mientras lames mis huevos. Cuando estés a punto de correrte, deberás parar.

Iremos al baño, donde deberás bañarme, limpiando mis bajos con mucho cuidado. Lavarás mi pene, mis testículos y mi ano, con jabón.

Luego volveremos a la habitación, y te arrodillarás otra vez.

Te ofreceré mi culo para que lo comas, y tú lo lamerás con ansias, como si fuera tu última comida. Pasarás la lengua por mi ano, provocándome placer.

Comerás mis huevos también. Lamerás cada una de mis pelotas dejándolas brillantes.

Luego abrirás tu boca para recibir a mi polla como debes. Te prohibiré que lamas mi polla, sumisa, pero abrirás la boca...

Poco a poco, introduciré mi miembro erecto en tu boca, hasta el fondo, para que la notes dentro, en tu garganta.

La dejaré ahí un buen rato, pero sin permitirte chuparla. Quiero que notes mi polla en tu boca, sin poder lamerla.

Agarraré tu cabeza, y follaré tu boca con fuerza, tal y como follaría tu coñito, con ritmo, y hasta el fondo. Seguramente sufrirás arcadas, pero tú deberás aguantar, como una buena sumisa.

Cuando esté a punto de correrme, pararé. Aún no eres digna de recibir mi semen. 

Sacaré mi polla de tu boca, y sodomizaré tu culo otra vez, con el cepillo, y te azotaré de nuevo con la regla.

Nuevamente, permitiré que acaricies tu coñito, pero sin correrte. Quiero tenerte cachonda perdida, pero no podrás correrte hasta el final.

Entonces te ordenaré que te tumbes en la cama, boca arriba. Y yo me sentaré en tu boca, ofreciéndote mi culo y mis huevos.

Tú lamerás mi culo, mis huevos y mi polla, dependiendo de lo que yo te ofrezca.

Follaré otra vez tu boca, esta vez en esa posición. Sentirás como penetro tu boca con mi pene bien duro.

Cuando yo quiera, deberás levantarte, y ponerte a 4 patas en el suelo, en posición de mesa. Te sodomizaré y azotaré otra vez con la regla.

Entonces me sentaré en la cama, desnudo, delante tuyo, y colocaré mi polla delante de tu boca, pero sin poder lamer.

Tú verás mi rabo bien duro delante de ti pero no podrás catarlo. No te toca comer. Primero debo ser yo quien se alimente.

Colocaré la ensalada y la cerveza que tú me hayas traído sobre tu espalda y comenzaré a comer. Tú serás mi mesa.

Cuando yo te lo permita, adelantarás un poco, abriendo la boca, y meteré mi polla en tu boca, mientras continúo comiendo y bebiendo.

Cuando yo lo decida, te ordenaré que chupes, así podrás comer con tu Amo. Y tú lamerás, feliz.

Cuando yo haya acabado, me correré en tu boca de perra, hasta el final. Y tú notarás como mi semen caliente inunda tu cavidad oral.

Pero no podrás tragarte mi leche. Deberás guardarla en tu boca, y enseñármela cuando yo te lo pida.

Volverás a tocarte la entrepierna sin correrte, y entonces podrás tragar mi leche. Quiero ver cómo lo haces.

Después de tragarla, deberás agradecerme el manjar que te ofrezco.

Entonces iremos al baño, y te arrodillarás de nuevo ante mí, en la bañera, mientras comienzas a masturbarte para mí.

Yo agarraré mi pene, y tras dirigir la punta de mi glande hacia ti, me orinaré en tu cara de zorra, mientras sigues masturbándote.

Después de haberme corrido y meado encima tuyo, me vestiré y me arreglaré mientras observo como tú te masturbas en la bañera.

Cuando te hayas corrido, me darás las gracias de nuevo, y podrás limpiarte y marcharte a casa.

Así es como te usaré, perra. Como tú has soñado antes, recibirás mi semen y mi orina, y me darás placer.