Sígueme vía Email

viernes, 29 de septiembre de 2017

Las dos mujeres en el espejo



Carta de Bambi al Profesor Domine.

"De repente me he descubierto pasando más tiempo enfrente del espejo... 

No solo eso, también me he descubierto regalándole una sonrisa a la chica que me muestra el reflejo. Y me gusta, por primera vez, me gusta de una forma que no logro entender. No reconozco a esa chica del espejo, pero me agrada, quiero ser ella.

A veces esa chica tiene pinzas en los pezones, otras veces tiene escrito por el cuerpo: puta, zorra, perra, guarra. Y algunas veces solo está ahí, parada y desnuda, pero se ve tan feliz,  tan pura, libre...
Y yo deseo ser ella, dedo sentir lo que ella siente.

Anhelo, anhelo verla en cada reflejo que se cruza por mi camino, la busco con desesperación, pero no siempre está presente. La mayoría de veces, solo me veo a mí. Yo, con mis miles de dudas e inseguridades, yo, con mis miedos y mi mente que trabaja a mil por hora y nunca se apaga. Solo yo.

Solo quiero silenciarla, solo unos minutos, y así poder  ver el espejo y mirar a esa chica, que a veces parece querer restregarme en la cara su felicidad, su libertad. Algo tan lejano para mí.

Estos últimos días he tenido la oportunidad de verla más. Incluso ayer, extendió su mano y me invitó a  tocarla, pero hay una fina pared que nos separa. Entonces me siento tan desdichada por tenerla justo ahí, enfrente de mí, pero esta esa maldita pared.

Algunas veces esa pared es demasiado gruesa y opaca, entonces esa chica se siente tan lejana. Otras veces esa pared es tan fina, prácticamente inexistente, y me siento tan cercana a aquella chica, que casi podría jurar que yo soy ella. Y soy feliz  esos días, y cada vez son más comunes.

Usted, mi Domine, usted es el culpable. Es el culpable de la sonrisa traviesa de aquella chica, el culpable de su mirada descarada, el culpable de su libertad.

Y entonces le temo, mi Domine, por ser capaz de causar tanto en aquella chica. Si ha logrado todo eso  en solo unas semanas, ¿Qué será de ella en dos meses, o en 4?...
¿Qué será de ella cuando usted no esté?
¿Qué será de mí?
¿Qué será de mi cuando por fin me encuentre arrodillada a sus pies? 

Creo que en ese preciso momento, cuando mis rodillas toquen el suelo, cuando agache mi cabeza, cuando solo pueda ver la punta de sus zapatos, y usted diga "MI perrita". Entonces me convertiré en una marioneta. Su marioneta. Y lo que más me asusta, es cuanto lo deseo.

Suya, bambi."



Respuesta del Profesor Domine.


"Hay dos mujeres en ese espejo, bambi.

Hay una chica joven, tímida, buena persona, que quiere estudiar para llegar a ser alguien dentro de este mundo, y que desea ser vista como una chica normal, sin más. Una mujer sin experiencia sexual, que busca un lugar en el mundo.

Pero también hay otra mujer en el espejo, una mujer sumisa, descarada, sucia, perra, y puta, que desea salir de ese espejo, y que desea encontrarse con su Amo, porque sabe que solo con él será así, sumisa, zorra, puta.

El juego de los espejos lo he utilizado yo también, buscando siempre que esas mujeres se vean como yo las veo. Las he hecho levantarse, para ir al baño a mirarse la cara, a ver su cara llena con mi semen. Y se han visto, se han reconocido a ellas mismas, pero se han visto con la cara llena de semen, y se han sentido putas, zorras, rameras... y felices. Felices por ser mi puta, la puta del Profesor Domine.

También las he arrodillado delante de un espejo, para lamer mi polla. Y han lamido mi polla mientras se miraban al espejo, ellas que nunca se habían visto así. Han visto una puta, una sumisa, una guarra. Y han sido felices viéndose así, viendo como chupaban la polla de su Amo, viendo como les follaba el culo.

Sé que te pasas el día ocultando a esa mujer, para que nadie sepa que tú eres ella, y que ella eres tú. Y sé que lo deseas, que deseas ser ella, ser esa puta que obedece mis órdenes y que es feliz sintiendo como la uso.

Esas dos mujeres son la misma, bambi, eres tú. Tú serás la tímida joven que intenta estudiar, y que pretende ser una buena persona. Serás alguien de quien merezca la pena decir que eres su amiga. Serás alguien que ayude a los demás, y que haga que la gente quiera ser como ella. Y luego, en la soledad, o cuando estés conmigo, serás esa puta que me pertenece, esa perra que desea lamer a su Amo."

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Relación entre Amo y sumisa. Como educar a una novata.



No existe la sumisa perfecta, ni existe el Amo perfecto. Partiendo de una premisa tan básica como esta, pretendo aquí dar mi punto de vista acerca de cómo debe educar a una sumisa novata un Amo.
Evidentemente, cada Amo tendrá su librillo de instrucciones, ejercicios, reglas y rutinas de enseñanza, y algunos Amos serán más severos que otros. Para aquellos seguidores del sado maso, este post sirve para muy poco.
Para mí, el objetivo más importante para un Amo o Tutor debe ser el conseguir que su alumna confíe ciegamente en él y se entregue por completo. Para conseguir que eso ocurra, la sumisa debe sentirse protegida con esa persona, debe sentir que se le escucha y que se le presta atención, y sobre todo debe sentir que está aprendiendo con ese Amo, que está convirtiéndose en una verdadera sumisa.
Para ello hay que dialogar con la sumisa, descubrir sus fantasías sexuales, y conseguir que ella te trasmita sus necesidades y anhelos. Igualmente, durante este proceso, hay que explicarle detalladamente las distintas reglas que ella debe respetar y obedecer, y establecer un vínculo emocional entre la alumna y su Profesor.
Ella debe aceptar y entender esas reglas y normas que se le imponen, y debe aprender a respetar, obedecer y satisfacer a su Amo. Para ello es importante saber explicarle el motivo de dichas reglas, y hacerle entender el importante papel que la sumisa tiene en la relación.
Cuando una mujer acepta que desea ser sumisa, es necesario hacerle entender lo que significa ser sumisa, hay que explicarle que debe sacrificarse por atender y obedecer los deseos de su Amo, y sobre todo hay que conseguir que ella se sienta feliz atendiendo a su Domine. Sin esa felicidad, sin esa evolución, la sumisa se sentirá desgraciada, y abandonará su educación.

Para lograr esa evolución de la alumna, y conseguir que ella se 'enganche' a su Profesor, es importante trazar una línea de enseñanza, trabajando con ejercicios, que ella deberá realizar para contentar a su Amo, e incrementando el nivel de los mismos poco a poco. El Dominante deberá explicar a la sumisa como debe realizar esos ejercicios, y deberá corregir los errores que ella cometa al realizarlos, siempre desde un punto de vista educativo, y buscando que ella aprenda y evolucione. 
Igualmente, en las primeras sesiones con la sumisa, el Domine debe incrementar el nivel poco a poco, comenzando por los pasos más simples de la sumisión, y teniendo en cuenta también la experiencia sexual y vital de la sumisa. Una mujer de 40 años ha vivido mucho más que otra de 20, y sabe cómo y cuándo debe hablar. Es necesario que la sumisa aprenda y entienda los conceptos que poco a poco se le van inculcando, logrando que ella misma sienta que está aprendiendo y que su Amo está contenta con ella.
Dentro de la educación de un aprendiz, habrá momentos buenos, y momentos malos. La sumisa cometerá errores, y necesitará ser castigada, siempre en su justa medida, sin excederse demasiado. En este punto los masoquistas y sádicos estarán en contra, pero no puedo contentar a todo el mundo.

Personalmente, creo que la sumisa necesita una serie de castigos cada X tiempo, con el objetivo de reforzar la atención de la sumisa, e impedir que distraiga su atención. También es importante remarcar que dichos castigos deben buscar siempre el educar a la sumisa, corrigiendo algún error que haya hecho, o remarcando alguna explicación ya dada anteriormente. Dicho castigo nunca debe aplicarse con el simple motivo de causar daño.
Igualmente recomiendo siempre castigos más psicológicos que físicos, intentando que ella misma entienda el motivo por el cual se le impone ese castigo, para que así pueda mejorar y evitarlos en un futuro. No creo que dejar marcada a la sumisa sea especialmente divertido ni entretenido. Al contrario, una sumisa azotada y maltratada físicamente puede salir huyendo de su Amo. Además, la utilización excesiva del castigo físico puede acabar provocando que el propio Amo sobrepase los límites entre BDSM y abuso.
Una vez aplicado el castigo, y aceptado por parte de la sumisa, el Amo debe saber perdonar a la sumisa. La base de todo este proceso es que la sumisa comprenda el motivo por el cual se le castiga, lo acepte, y aprenda de él. Si la protegida ha aprendido del castigo, el Dominante debe perdonarla, e incluso felicitarla por ello. También es importante que el Domine sea capaz de diferenciar entre los distintos errores, y aplicar siempre un castigo proporcional al nivel del mismo. No es lo mismo hacer mal un ejercicio simple porque la sumisa lo ha entendido mal, que traicionar a su Amo con otra persona.
La parte psicológica de la sumisión es igualmente importante. La protegida debe sentirse valorada y querida por su Amo, debe sentir que hace bien su trabajo, y que su Amo está contento con ella. Ello le permitirá entregarse con más ilusión y ganas. Dar algún premio a la sumisa, cada X tiempo, puede ayudar a que ella se sienta valorada por su Amo. Un simple regalito puede hacerla feliz y ayudarla a dar un paso adelante en la relación.
Igualmente, una dosis de cariño de vez en cuando, o unas palabras de apoyo que acerquen a la sumisa a su Amo, pueden permitir a la alumna sentirse querida por su Domine. "Muy bien, perrita, eres una excelente sumisa", o "Me encanta que seas mi sumisa". Frases de ese tipo pueden hacer que ella se sienta feliz con su Amo y que busque evolucionar como sumisa.

Para acabar, quiero remarcar un tema que para mí es básico en la relación Amo-sumisa. La psique de la alumna es sumamente importante en éste juego, ya que realmente es ella quien realiza casi todo el esfuerzo. Ella da todo lo que tiene para hacer feliz a su Amo, y el simple hecho de apoyarla y felicitarla puede ayudarle a entregarse más y mejor. Por contra, maltratarla psíquicamente o criticarla constantemente, pueden llevar a que ella se desanime. A pesar de ser sumisa y de aceptar obedecer y respetar a un Amo, ella continúa siendo una mujer y necesita pequeños estímulos emocionales que la hagan continuar y aprender más.
Como ya he dicho, este es mi modo de educar a una sumisa, que no tendrá nada que ver con la manera de educar de otro Amo, mas severo e inflexible que yo.




Pdta: si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con el Profesor Domine via email, o via Hangouts, escribiendo a profesor.domine@gmail.com