Sígueme vía Email

miércoles, 26 de octubre de 2016

Lulú, jugando con su ex.



Después de 4 años sin hablar lo más mínimo, el otro día me escribió por sorpresa mi ex. Me preguntó cómo estaba y me dio la enhorabuena por mi futura boda. El pueblo es así, y rápidamente se entera todo el mundo. Inicialmente me dijo de quedar para tomar algo y hablar, pero yo me negué, no iba a quedar con mi ex sin más. Sin embargo, mas tarde me lo cruce por la calle y me volvió a pedir para quedar, me dijo que ya mismo se iba del pueblo, y que ya sabía que no iba a pasar nada, que él solo quería charlar y contarme que le había pasado con su actual pareja... etc...

Yo le dije que lo pensaría y al final accedí. Así que el viernes pasado, sobre las 10 de la noche me recogió en secreto y me preguntó si prefería ir a un pueblo cercano a tomar algo, para que no nos reconocieran demasiado, o si mejor íbamos a un piso que tienen aquí sus padres en el que no vive nadie. Curiosamente, allí fue donde yo perdí la virginidad con él, así que le dije que mejor nos veíamos en el piso, que no quería que nadie nos viera juntos, así, que metió el coche en la cochera y subimos por el ascensor mientras me iba contando el porqué había dejado de hablarme y tal.

Nos sentamos en el sofá y dije "Qué recuerdos...", mientras seguía hablándome y pidiéndome perdón por dejar de hablarme y excusándose en que su novia se lo pidió. Poco a poco me fui arrimando a él, y no sé porque, pero me entro nostalgia. Yo lo quería muchísimo, estuvimos 2 años y pico juntos, y al final se me saltaron las lágrimas...

Él me abrazó para consolarme, y tras el abrazo lo besé. En mi interior necesitaba besarlo. Y lo que empezó como un beso dulce termino en un beso de lobos.

Sin dar tregua al cariño, empezó a sacarme la ropa y claro, él hacía 4 años y pico que no me veía en persona y tal vez casi 5 que no me veía desnuda y en esos años mi cuerpo ha ganado curvas y pecho, así que flipó mucho al verme desnuda mientras yo le sacaba la camiseta tengo que decir que el corporalmente a ganado mucho...

Como no atinaba a terminar de quitarle el pantalón se los quitó el, y yo aproveche para bajarle el calzoncillo y sacar su miembro. En ese mismo instante, y sin previo aviso, me arrodille ante él y me metí su polla en mi boca. Tras chupar un poco alce la vista para ver su cara y su expresión lo dijo todo.  Estaba flipando, nunca me había tenido arrodillada ante él, y desde que lo dejamos yo me he pervertido mucho. Sus sonidos también me decían que le encantaba como se la lamía, así que seguí chupando como una perrita y le pedí que me inmovilizara la cabeza y moviera su pelvis como si follara.

Sorprendido, así lo hizo y cuando di la primera arcada me dijo "¿Es esto es lo que quieres, no? ¿Que te folle la boca?", y yo asentí con la mirada y mi cara de guarra; Después de un rato, cuando vi que iba a vomitar, le empujé fuerte para sacarla, y él me sorprendió con un beso. Yo jamás habría imaginado que después de tener su poya en la boca él fuera a ser capaz de besarme, eso me sorprendió muy gratamente.

Entonces le pedí que se pusiera un condón, y de mientras yo me salivé mi coño, para lubricarlo bien, ya que su pene ahora esta mas crecido y resulta bastante más grueso que el de mi pareja, así que me mojé más para que entraba bien. 

- "Tiéndete", me dijo.
- "Misionero ?? Va a ser que no" le respondí yo.

Y tras ponerme a cuatro patas, con los codos apoyados en el respaldo del sofá, le dije "Fóllame".  Y dijo literalmente "madre de dios", me agarró de la cintura, y metió su polla con cuidado. Yo me moría de ganas de que me empotrara como a una furcia, y como vi que iba despacio, yo me moví fuerte hacia atrás para obligarlo a empujar más fuerte. El se dio cuenta rápidamente de lo que quería, así que empezó a darme bien fuerte.

No sé cuantas veces me corrí, pero de mis labios salían sonidos muy fuertes. Él puso su mano en mi boca para que la mordiera y no gritara, y siguió empujando como un loco. Se notaba que se moria por follarme de nuevo, después de no haber hablado en 4 años. Por cierto, al día siguiente me enseño el moratón que tenía en su mano por mis mordiscos.

Al final, después de un buen rato follándome, él se corrió y sacó su miembro, aún duro, de mi coñito excitado. Se quito el condón, le hizo un nudo, lo lió en un papel, y antes de que se limpiara el pene lo paré y volví a meterlo en mi boca, con los restos de su leche. Nunca había probado el semen, y quería que el suyo fuera el primero. Así pues, lamí su leche, y limpie muy bien su miembro, para asombro suyo. Como seguía muy duro, y yo estaba de nuevo muy cachonda le pregunté si creía que volvería a correrse. Me dijo que tan seguido no, así que me senté sobre él y esta vez yo le tape la boca mientras me la metía a pelo, y uf... dios mío, que diferencia...

Lo hicimos muy poco así, por si acaso se corría, pero "Guau", flipamos ambos, así que seguí chupándosela. Luego le pajeé otro rato, jugando con su polla, y cuando estaba a punto de correrse le pedí que se corriera en mi culo. El agarró su miembro, y siguió pajeándose mientras yo me giraba. Le ofrecí mi culo y le dije otra vez que se corriera ahí, a lo que accedió muy gustoso. Todo aquello me había vuelto a poner muy cachonda, así que tras limpiarme, en el sofá y él me metió los dedos para masturbarme.

Ya no recordaba lo bien que movía los dedos. Me corrí otra vez, de tal manera que tardé un rato en poder moverme, así que él se tendió a mi lado y se abrazó a mí. Estuvimos acurrucados bastante rato, encima se puso a sobarme el pelo, así que di una cabezada y más tarde me despertó y me dijo: "Sé que esto no puede ser, y que tú vas a casarte, pero te he echado mucho de menos y quiero estar ahí para lo que necesites. No volveré a faltar en tu vida aunque sea como un amigo especial".

No voy a negar que ya esté pensando en cuando vuelva al pueblo en navidades. El cornudo de mi novio no sabe follar y mi ex tiene una polla prodigiosa. Quiero que sepa que me muero por ser su perra, que quiero que se corra en mi boca, y que desvirgue mi culo. Quiero que me azote y que me llene de orina... Quiero ser su puta, su sumisa, su zorra...

El lobo, que vuelve a casa por navidad...

jueves, 20 de octubre de 2016

Ejercicio: Escribir un relato estando cachonda



Uno de los ejercicios que suelo enviar a mis sumisas es que escriban una fantasía sexual mientras están cachondas. Para ello las obligo a masturbarse durante un rato sin llegar a correrse. Necesito que estén mojadas mientras escriben, de manera que su mente esté excitada en ese momento, deseando que la follen.

Durante 30 minutos, tienen que escribir lo que les gustaría que les ocurriera, una fantasía propia, y cada 5 minutos deben acariciarse para excitarse un poquito más. Pero no pueden correrse, lo tienen prohibido hasta pasados esos 30 minutos. Quiero que escriban estando completamente excitadas y mojaditas, cuando su mente está más sucia y cachonda.

Evidentemente, algunos relatos son más calientes que otros, y algunas sumisas escriben mejor que otras, pero el resultado siempre es entretenido. Este fin de semana le ha tocado el turno a lulú, un joven aprendiz española. Aquí os dejo la fantasía que ha escrito:


"El camarero se acercó a la mesa para dejar la botella de vino y de agua, dejando su mano caer sobre mi hombro y plantando su mirada en mí escote, poniéndome de lo más nerviosa y cachonda.



La segunda vez que se acercó a la mesa las personas que estaban sentadas más próximas a mí habían salido a fumar un cigarrillo. El camarero dejó sobre la mesa unos platos de jamón tirando un tenedor al suelo. Al agacharse para cogerlo, apoyó su mano en la parte alta de mi muslo y apretó hincando bien los dedos; yo ardí en deseo y morí de dolor cuando apartó la mano y se fue.



No tardó mucho en volver con un tenedor nuevo, y se dio cuenta que volvían a estar todas las sillas ocupadas, así que dejo el tenedor sin más y con una leve sonrisa picarona se retiró.



Su cuarta visita a la mesa fue para dejar a cada persona su plato de marisco, y me di cuenta que bajo mi plato había un papel que asomaba. Lo agarré disimuladamente y lo leí.



- 'Señorita perrita, he notado lo caliente que se encuentra, la invito a que venga al baño; allí la espero.'



Los ojos se me abrieron como platos al leer esto, al pronto pensé: "Pero que se cree este hombre…". Pero en verdad lo deseaba mucho así que me levante y me dirigí al baño.



Entré, y nada más cruzar la puerta una mano tiró de mí y me puso contra la pared, éste comenzó a besarme y me dijo:



- 'Hoy serás mi puta'.



Levantó mi vestido y me puso de espaldas a él; sentí como si me atravesaran cuando su pene entro fuerte dentro de mí.



Una cornada tras otra que me hacían estremecerme de placer, notaba como su gran pene duro y grueso entraba y salía y como hacía que mis gemidos fueran tan fuertes que tuvo que taparme la boca con una mano.



Ya me había corrido como unas tres veces, un fuerte azote en el cachete derecho junto con sus continuas envestidas hizo que enseguida estuviera ahí un cuarto orgasmo que me vino a la vez que a él.



Sacó su gran pene de mí, y echó el semen que brotaba del glande sobre mi trasero; cuando recobramos el aliento, me limpió con un poco de papel y me pidió que le entregara mis bragas, a lo cual yo no rechisté pues quedé embelesada por aquél hombre y entonces me dijo:



- 'Pasarás el resto del banquete sin bragas, como buena putita que eres, preciosa'.



Y salió de allí sin más, dejándome completamente a cuadros."

viernes, 14 de octubre de 2016

Lulú, caliente

Parece que Lulú quedó satisfecha de sus fotos, y le gustó saber que habia gente que la seguía. A ella le da mucho morbo pensar que pueda haber hombres de todo el mundo mirando sus fotos en ese momento, e incluso le da un placer especial el imaginarselos masturbándose mientras desean su cuerpo desnudo.

Por eso Lulú ha hecho una segunda tanda de fotos, esta vez con menos ropa. Quiere que admireis sus curvas, sus pechos, su culito y sus labios. Ella desea que saqueis vuestro miembro viril y os masturbeis pensando en ella. Quiere que derrameis vuestra leche mirando sus fotos.

Pero a Lulú también le seduce la idea de que le venden los ojos y la pongan a 4 patitas, para follar su culito virgen. Por eso ha querido mostraroslo, para que la veias con los ojos vendados, y para que reconozcais su culo si algun dia pasais por delante de su casa. Lulú os está pidiendo que la folleis.













martes, 11 de octubre de 2016

Un bukkake para mi perra



Esta mañana recibí un correo de mi Amo, donde me pide que nos veamos en el lugar de siempre el día de hoy.

Sé que está molesto, ya que he tardado en hacer las tareas que me pidió, así que me apresuro para llegar a tiempo a nuestra cita.

Al llegar al lugar mi Domine ya me está esperando, lo cual me hace sentir nerviosa pues se que no le agrada que lo hagan esperar.

En la puerta de la habitación se detiene y me coloca un antifaz, esto me hace sentir aún más nerviosa, pero también  me excita.

-"Sabes que te has portado mal y tengo que castigarte".
 -"Sí, mi Domine".

El Profesor me guía y siento que me coloca al centro de la habitación. Escucho pasos y siento como me van desabrochando el vestido negro y ceñido que elegí para esta ocasión. De pronto siento otras manos que desabrochan mi brasier mientras alguien más baja mi tanga.

-"Sophie, hoy vivirás lo que es un bukkake, recuerdas que te pedí que investigaras al respecto. Que fue lo que encontraste?"
-"Si Profesor, recuerdo que es una práctica sexual en la cual varios hombres eyaculan en una persona, y está debe tragar su semen, vaciado en un vaso u otro elemento similar. También es muy común que eyaculan en su cara".
-"Muy bien, perrita, pues eso es lo que vivirás hoy, deberás tragar el semen de ellos 4, después de hacerlos eyacular"

Al escuchar lo que me decía el Profesor, sentí como me empezaba mojar y mis pezones se ponían duros por la excitación, el frío de la habitación y el saberme observada por mi Domine y 4 desconocidos sin que yo pudiera verlos.

-"Arrodíllate y quítate la venda"

Me coloco como me indica el Profesor y al abrir los ojos me veo rodeada por 4 hombres tocando sus enormes miembros y acercándolos cada vez más a mi cara, sentí una mezcla de placer e incertidumbre por saber hasta dónde llegarían. No sabía si iba a ser capaz de meter esas enormes pollas en mi boca.

Uno de ellos me acerca su polla intentando abrir mis labios, instintivamente los abro y me siento invadida por completo por una polla muy gruesa, la cual me inundaba por completo la boca su sabor salado me invade completamente.

El Profesor, que se habia sentado en el sofá para dirigir desde allí la acción, continuaba dando órdenes y controlándolo todo.
-"Chúpala Sophie".

La orden de mi Domine me hace empezar a mamar esa polla a conciencia conduciéndola hasta mi garganta y siento como se va poniendo más dura. 

El desconocido comienza a follarme la   boca con unos rápidos envites de caderas lo cual me hace sentir arqueadas pero me obligó a relajarme para ser capaz de albergarle por completo en mi boca.

Mientras tanto, otro acariciaa mis pechos,  tomando mis para ese momento sensibilizados pezones entre el pulgar y el índice, y pellizcándolo.
 
"Sigue succionándole"

Y seguí chupando su erecto miembro, no se cuanto tiempo transcurrió, hasta que la saco y vi que otro se acercaba.

La polla del segundo hombre era muy grande y vi en su glande que es bastante más abultado pequeñas gotas de leche, por el tamaño me cuesta tragarla por completo, él me toma de la cabeza y empieza a follarme la boca, sentí su cabeza rozando mi garganta con cada embestida y aun así no logro tenerla toda adentro.

-"Atiéndelos a los 4"

A la orden de mi Amo, en cada uno de mis lados se coloca uno y los pajeo con la mano mientras otro se masturba con mis pechos y bajo mi cabeza para chupar su cabeza en cada embestida. Cada vez más excitada, empiezo a disfrutar más las mamadas que doy.

-"Sigue chupando y pajeando" me ordena el Profesor.

Con los brazos extenuados y la boca adolorida sigo chupando y masturbando las pollas de los desconocidos.

De pronto, el tercer hombre que se está masturbando con mis pechos coloca su polla venosa, esa considerable longitud y grosor completamente depilado a la altura de mi cara sin dejar de masturbarse, el desconocido empieza a soltar chorros de semen en mi cara, los cuales escurren por mis pechos y abdomen recorriendo hasta mi coño para ese entonces muy mojado.

Y así uno a uno se paran frente a mí sin dejar de masturbarse y se corren en mi cara, siendo tan profusas sus corridas que abro la boca para poder respirar bien, lo cual origina que sus sabores se mezclen en mi boca y empiezo a tragar parte de esa leche caliente.

Mi rostro estaba completamente lleno de semen el cual resbala por mi cuello hasta mi pubis. Los desconocidos salen a la habitación continua y mi Domine se levanta de su sillón.

"Ahora sophie, debes tragar toda la leche que tienes en el cuerpo, empieza a recogerla y a tragar".

Me observo, y veo que en mi coño la leche se ha mezclado con mis jugos y empiezo a recoger con mis manos este caliente regalo para comerlo de mis manos hasta quedar lo más limpia posible. 

-"Muy bien sophie, por lo mojada que estas veo que te ha gustado. No te puedes correr al llegar a tu casa."

 
Un relato de izel.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Lulú, la sumisa desnuda

Algo ardía dentro del alma de lulú. Algo que bajaba por su pecho, acariciando tus pezones, camino de su jardín prohibido. Un deseo oculto que no podía explicar a nadie.

Lulú quería ser una perrita, quería ser sumisa, y quería ser exhibicionista. La idea de mostrarse desnuda al mundo recorría su cuerpo entero excitándola al máximo. Pero ella no sabía cómo ni dónde hacerlo. Hasta conocer al Profesor Domine.

Ahora lulú quiere y puede mostrar sus pechos, jóvenes y hermosos, su culito, tierno y virgen, su piel, suave y tersa, y su monte de venus, ardiente y deseoso... lulú os espera.