Sígueme vía Email

miércoles, 26 de octubre de 2016

Lulú, jugando con su ex.



Después de 4 años sin hablar lo más mínimo, el otro día me escribió por sorpresa mi ex. Me preguntó cómo estaba y me dio la enhorabuena por mi futura boda. El pueblo es así, y rápidamente se entera todo el mundo. Inicialmente me dijo de quedar para tomar algo y hablar, pero yo me negué, no iba a quedar con mi ex sin más. Sin embargo, mas tarde me lo cruce por la calle y me volvió a pedir para quedar, me dijo que ya mismo se iba del pueblo, y que ya sabía que no iba a pasar nada, que él solo quería charlar y contarme que le había pasado con su actual pareja... etc...

Yo le dije que lo pensaría y al final accedí. Así que el viernes pasado, sobre las 10 de la noche me recogió en secreto y me preguntó si prefería ir a un pueblo cercano a tomar algo, para que no nos reconocieran demasiado, o si mejor íbamos a un piso que tienen aquí sus padres en el que no vive nadie. Curiosamente, allí fue donde yo perdí la virginidad con él, así que le dije que mejor nos veíamos en el piso, que no quería que nadie nos viera juntos, así, que metió el coche en la cochera y subimos por el ascensor mientras me iba contando el porqué había dejado de hablarme y tal.

Nos sentamos en el sofá y dije "Qué recuerdos...", mientras seguía hablándome y pidiéndome perdón por dejar de hablarme y excusándose en que su novia se lo pidió. Poco a poco me fui arrimando a él, y no sé porque, pero me entro nostalgia. Yo lo quería muchísimo, estuvimos 2 años y pico juntos, y al final se me saltaron las lágrimas...

Él me abrazó para consolarme, y tras el abrazo lo besé. En mi interior necesitaba besarlo. Y lo que empezó como un beso dulce termino en un beso de lobos.

Sin dar tregua al cariño, empezó a sacarme la ropa y claro, él hacía 4 años y pico que no me veía en persona y tal vez casi 5 que no me veía desnuda y en esos años mi cuerpo ha ganado curvas y pecho, así que flipó mucho al verme desnuda mientras yo le sacaba la camiseta tengo que decir que el corporalmente a ganado mucho...

Como no atinaba a terminar de quitarle el pantalón se los quitó el, y yo aproveche para bajarle el calzoncillo y sacar su miembro. En ese mismo instante, y sin previo aviso, me arrodille ante él y me metí su polla en mi boca. Tras chupar un poco alce la vista para ver su cara y su expresión lo dijo todo.  Estaba flipando, nunca me había tenido arrodillada ante él, y desde que lo dejamos yo me he pervertido mucho. Sus sonidos también me decían que le encantaba como se la lamía, así que seguí chupando como una perrita y le pedí que me inmovilizara la cabeza y moviera su pelvis como si follara.

Sorprendido, así lo hizo y cuando di la primera arcada me dijo "¿Es esto es lo que quieres, no? ¿Que te folle la boca?", y yo asentí con la mirada y mi cara de guarra; Después de un rato, cuando vi que iba a vomitar, le empujé fuerte para sacarla, y él me sorprendió con un beso. Yo jamás habría imaginado que después de tener su poya en la boca él fuera a ser capaz de besarme, eso me sorprendió muy gratamente.

Entonces le pedí que se pusiera un condón, y de mientras yo me salivé mi coño, para lubricarlo bien, ya que su pene ahora esta mas crecido y resulta bastante más grueso que el de mi pareja, así que me mojé más para que entraba bien. 

- "Tiéndete", me dijo.
- "Misionero ?? Va a ser que no" le respondí yo.

Y tras ponerme a cuatro patas, con los codos apoyados en el respaldo del sofá, le dije "Fóllame".  Y dijo literalmente "madre de dios", me agarró de la cintura, y metió su polla con cuidado. Yo me moría de ganas de que me empotrara como a una furcia, y como vi que iba despacio, yo me moví fuerte hacia atrás para obligarlo a empujar más fuerte. El se dio cuenta rápidamente de lo que quería, así que empezó a darme bien fuerte.

No sé cuantas veces me corrí, pero de mis labios salían sonidos muy fuertes. Él puso su mano en mi boca para que la mordiera y no gritara, y siguió empujando como un loco. Se notaba que se moria por follarme de nuevo, después de no haber hablado en 4 años. Por cierto, al día siguiente me enseño el moratón que tenía en su mano por mis mordiscos.

Al final, después de un buen rato follándome, él se corrió y sacó su miembro, aún duro, de mi coñito excitado. Se quito el condón, le hizo un nudo, lo lió en un papel, y antes de que se limpiara el pene lo paré y volví a meterlo en mi boca, con los restos de su leche. Nunca había probado el semen, y quería que el suyo fuera el primero. Así pues, lamí su leche, y limpie muy bien su miembro, para asombro suyo. Como seguía muy duro, y yo estaba de nuevo muy cachonda le pregunté si creía que volvería a correrse. Me dijo que tan seguido no, así que me senté sobre él y esta vez yo le tape la boca mientras me la metía a pelo, y uf... dios mío, que diferencia...

Lo hicimos muy poco así, por si acaso se corría, pero "Guau", flipamos ambos, así que seguí chupándosela. Luego le pajeé otro rato, jugando con su polla, y cuando estaba a punto de correrse le pedí que se corriera en mi culo. El agarró su miembro, y siguió pajeándose mientras yo me giraba. Le ofrecí mi culo y le dije otra vez que se corriera ahí, a lo que accedió muy gustoso. Todo aquello me había vuelto a poner muy cachonda, así que tras limpiarme, en el sofá y él me metió los dedos para masturbarme.

Ya no recordaba lo bien que movía los dedos. Me corrí otra vez, de tal manera que tardé un rato en poder moverme, así que él se tendió a mi lado y se abrazó a mí. Estuvimos acurrucados bastante rato, encima se puso a sobarme el pelo, así que di una cabezada y más tarde me despertó y me dijo: "Sé que esto no puede ser, y que tú vas a casarte, pero te he echado mucho de menos y quiero estar ahí para lo que necesites. No volveré a faltar en tu vida aunque sea como un amigo especial".

No voy a negar que ya esté pensando en cuando vuelva al pueblo en navidades. El cornudo de mi novio no sabe follar y mi ex tiene una polla prodigiosa. Quiero que sepa que me muero por ser su perra, que quiero que se corra en mi boca, y que desvirgue mi culo. Quiero que me azote y que me llene de orina... Quiero ser su puta, su sumisa, su zorra...

El lobo, que vuelve a casa por navidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario