Sígueme vía Email

viernes, 29 de septiembre de 2017

Las dos mujeres en el espejo



Carta de Bambi al Profesor Domine.

"De repente me he descubierto pasando más tiempo enfrente del espejo... 

No solo eso, también me he descubierto regalándole una sonrisa a la chica que me muestra el reflejo. Y me gusta, por primera vez, me gusta de una forma que no logro entender. No reconozco a esa chica del espejo, pero me agrada, quiero ser ella.

A veces esa chica tiene pinzas en los pezones, otras veces tiene escrito por el cuerpo: puta, zorra, perra, guarra. Y algunas veces solo está ahí, parada y desnuda, pero se ve tan feliz,  tan pura, libre...
Y yo deseo ser ella, dedo sentir lo que ella siente.

Anhelo, anhelo verla en cada reflejo que se cruza por mi camino, la busco con desesperación, pero no siempre está presente. La mayoría de veces, solo me veo a mí. Yo, con mis miles de dudas e inseguridades, yo, con mis miedos y mi mente que trabaja a mil por hora y nunca se apaga. Solo yo.

Solo quiero silenciarla, solo unos minutos, y así poder  ver el espejo y mirar a esa chica, que a veces parece querer restregarme en la cara su felicidad, su libertad. Algo tan lejano para mí.

Estos últimos días he tenido la oportunidad de verla más. Incluso ayer, extendió su mano y me invitó a  tocarla, pero hay una fina pared que nos separa. Entonces me siento tan desdichada por tenerla justo ahí, enfrente de mí, pero esta esa maldita pared.

Algunas veces esa pared es demasiado gruesa y opaca, entonces esa chica se siente tan lejana. Otras veces esa pared es tan fina, prácticamente inexistente, y me siento tan cercana a aquella chica, que casi podría jurar que yo soy ella. Y soy feliz  esos días, y cada vez son más comunes.

Usted, mi Domine, usted es el culpable. Es el culpable de la sonrisa traviesa de aquella chica, el culpable de su mirada descarada, el culpable de su libertad.

Y entonces le temo, mi Domine, por ser capaz de causar tanto en aquella chica. Si ha logrado todo eso  en solo unas semanas, ¿Qué será de ella en dos meses, o en 4?...
¿Qué será de ella cuando usted no esté?
¿Qué será de mí?
¿Qué será de mi cuando por fin me encuentre arrodillada a sus pies? 

Creo que en ese preciso momento, cuando mis rodillas toquen el suelo, cuando agache mi cabeza, cuando solo pueda ver la punta de sus zapatos, y usted diga "MI perrita". Entonces me convertiré en una marioneta. Su marioneta. Y lo que más me asusta, es cuanto lo deseo.

Suya, bambi."



Respuesta del Profesor Domine.


"Hay dos mujeres en ese espejo, bambi.

Hay una chica joven, tímida, buena persona, que quiere estudiar para llegar a ser alguien dentro de este mundo, y que desea ser vista como una chica normal, sin más. Una mujer sin experiencia sexual, que busca un lugar en el mundo.

Pero también hay otra mujer en el espejo, una mujer sumisa, descarada, sucia, perra, y puta, que desea salir de ese espejo, y que desea encontrarse con su Amo, porque sabe que solo con él será así, sumisa, zorra, puta.

El juego de los espejos lo he utilizado yo también, buscando siempre que esas mujeres se vean como yo las veo. Las he hecho levantarse, para ir al baño a mirarse la cara, a ver su cara llena con mi semen. Y se han visto, se han reconocido a ellas mismas, pero se han visto con la cara llena de semen, y se han sentido putas, zorras, rameras... y felices. Felices por ser mi puta, la puta del Profesor Domine.

También las he arrodillado delante de un espejo, para lamer mi polla. Y han lamido mi polla mientras se miraban al espejo, ellas que nunca se habían visto así. Han visto una puta, una sumisa, una guarra. Y han sido felices viéndose así, viendo como chupaban la polla de su Amo, viendo como les follaba el culo.

Sé que te pasas el día ocultando a esa mujer, para que nadie sepa que tú eres ella, y que ella eres tú. Y sé que lo deseas, que deseas ser ella, ser esa puta que obedece mis órdenes y que es feliz sintiendo como la uso.

Esas dos mujeres son la misma, bambi, eres tú. Tú serás la tímida joven que intenta estudiar, y que pretende ser una buena persona. Serás alguien de quien merezca la pena decir que eres su amiga. Serás alguien que ayude a los demás, y que haga que la gente quiera ser como ella. Y luego, en la soledad, o cuando estés conmigo, serás esa puta que me pertenece, esa perra que desea lamer a su Amo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario