Sígueme vía Email

miércoles, 22 de julio de 2015

Qué es el Beso Negro y el Facesitting ?



A pesar de que el Beso Negro y el Facesitting puedan ser parecidos, es necesario diferenciar de manera clara entre los dos.


Beso Negro


Se llama así a la práctica sexual consistente en chupar el ano de tu compañer@. Básicamente, el que realiza el beso negro estimula sexualmente a su pareja pasando la lengua por el ano e intentando excitar al que lo recibe.


Las posiciones más normales a adoptar para realizarlo son varias, pero las más básicas son aquellas en las que la parte pasiva se pone a 4 patitas en la cama, y la parte activa se coloca detrás suyo. También es corriente que uno de los dos se ponga de pié, con las piernas abiertas, y separando sus nalgas, mientras el otro se arrodilla detrás suyo para chuparle el ano.


Un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de practicar el beso negro es la higiene. El culo de un hombre contiene una elevada cantidad de bacterias y es conveniente realizar siempre una limpieza de la zona antes de pasar la lengua. Luego está el tema de los olores. No creo que sea necesario explicar que un culo mal lavado puede oler a..., a..., a mierda, vamos.


Enfermedades y hemorroides. Como es normal, no resulta agradable realizar esta práctica si la persona que va a recibir el placer tiene hemorroides, o alguna enfermedad. La irritación del ano hace que pueda sentir dolor al chupar la zona, y que además pueda infectar a su pareja. No es aconsejable la realización de este juego si la parte pasiva de los dos sufre algún tipo de enfermedad o irritación que afecte al ano.


Un Beso negro puede acompañarse siempre de buena una comida de huevos, y conviene ir alternándolos de manera que la persona que lo recibe aumente su placer y alargue el sufrimiento. Podemos pasar de los testículos al ano, y viceversa, alargando el juego y el placer. Otro consejo importante es acariciar el pene, ya duro, mientras se realiza este acto. Eso provoca que se intensifique la sensación y que se pueda alcanzar el orgasmo.


Particularmente, soy un enamorado del beso negro, e intento siempre que mis sumisas me coman el culito. No me sirve para correrme, pero provoca una excitación en mí que facilita que mi polla se ponga dura como una piedra. Me pongo a 4 patas, apoyando mi cuerpo sobre una almohada o cojín para estar más cómodo, y les obligo a comerme el ano y los huevos, mientras agarran mi polla. Eso me pone a cien, como una moto.




Facesitting.



Sentarse sobre la cara de una persona, así de simple. Se trata de una práctica sexual en la que una persona se tumba en la cama, o en un sofá, boca arriba, mientras la otra coloca su culo o sus partes sexuales encima de su cara, con la idea de obligar a la primera persona a chupar lo que tenga encima.


Se trata de un juego con un potente contenido de dominación en el que la persona que hay encima 'obliga' a la que está tumbada a comerle el culito o las partes nobles. La diferencia básica con el Beso negro es que mientras que en el Beso Negro, el que le come el culo al otro lo hace de manera voluntaria y levando él la iniciativa, en el Facesitting es la persona que recibe el placer la que decide qué come el otro y durante cuanto rato. Es decir, esta última práctica incluye un componente de sumisión muy importante que hace que este juego sea muy utilizado en el mundo del BDSM.

Además, la sensación de ahogo, de oscuridad, y el olor que percibe la parte sumisa, es tan intensa, que los sumisos vocacionales se sienten realmente utilizados cuando se les obliga a practicar este juego.

El Facesitting, aunque puede realizarse en hombres y mujeres, incluye una pequeña diferencia entre los dos géneros. Mientras que con las mujeres se puede comer el culito y el clítoris, en los hombres de puede comer el culito y los huevos, y conviene ir alternando uno con otro con la idea de ir 'calentando' al que recibe la chupada.


Al igual que con el Beso Negro, es necesario llevar un control de la higiene de la zona en cuestión, y de su salud medica. Si hubiera alguna enfermedad o irritación en la zona, o si no hubiera sido lavada correctamente, seria de muy mal gusto obligar a la parte sumisa a chupar el ano o los genitales de la parte dominante.


Yo, como amo que soy y amante de estos ejercicios, obligo a mis sumisas a tumbarse en la cama, boca arriba, y con la cabeza en el límite de la cama, medio colgando. Me acerco a ella, y me giro, colocando un pié a cada lado de su cabeza, y dándole la espalda, de manera que si ella abre los ojos, lo que ve es mi culo, mis huevos y mi polla. Entonces me agacho, colocando mi culo en su boca, y la ordeno que me chupe el ano. Cuando me apetece, atraso un pelín el culito y la obligo a comerme los huevos, y cuando me apetece, lo levanto un poquito más, y le obligo a chuparme la polla, combinando así el Facesitting con el Facefucking. También aconsejo el atar a la sumisa dando así un toque extra...



Pdta: si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con el Profesor Domine via email, o via Hangouts, escribiendo a profesor.domine@gmail.com

1 comentario:

  1. No sabía que lo de sentar el culo encima de una cara se llamara facesitting. Siempre se aprende algo nuevo.
    Saludos

    ResponderEliminar