Sígueme vía Email

lunes, 20 de julio de 2015

Sumisa castigada, sin orgasmos.



Hace apenas 9 días os reproducía un email de mi sumisa en Remoto, Cristal, en el que comunicaba a todos que me había sido infiel, que había caído en las trampas de un falso amo. Sé que ser sumisa en remoto es un pelín frustrante, y que no hay manera de que tú y yo podamos encontrarnos y vernos.


A mi también me frustra el no poder tocarte, azotarte, y violarte, pero eso no es excusa para que obedezcas las ordenes de otro amo apenas 1 hora después de haberlo conocido. Convenimos en que debíamos buscarte un amo en real, en la isla, para que te educara y pudiera acabar mi faena contigo. Pero hasta que ese momento llegue, no puedes obedecer las órdenes de cualquiera. Debes respetar mi rango y mi posición, y por eso mismo me sentí engañado, pero sobre todo decepcionado contigo.

Con ese mismo objetivo, decidí castigarte privándote de tu sexualidad durante una semana. A continuación tenéis el texto integro con el castigo que impuse a Cristal:

"Esta semana no podrás correrte.

Vas a masturbarte cada día sin poder correrte. Es tu castigo por haber obedecido las órdenes de otro amo sin que yo te haya dado permiso ni te haya liberado.

Ahora es cuando tengo más claro que ha llegado la hora de buscarte un nuevo amo, pero primero debes ser castigada por tu acto irrespetuoso hacia tu Domine.

Hoy escribirás la palabra PUTA en tu cuerpo, pero esa palabra ahora tendrá un nuevo significado. Ya no serás mi puta, ahora serás una puta, una cualquiera que se marcha con otros engañando a su amo.

Luego te masturbaras, poniéndote cachonda, pero sin correrte. No puedes correrte en toda la semana.

Cada día repetirás el ejercicio, enviándome una foto. Tienes 7 palabras para escribirte en el cuerpo: PUTA, FACIL, ZORRA, FALSA, PERRA, ENGAÑADA y FURCIA.

De esa manera limpiaras tu afrenta conmigo.

Espero tus fotos y tu respuesta."

Tras estos 7 días en los que Cristal me ha ido enviando fotos con las palabras escritas en su cuerpo, doy por terminado el castigo y la perdono. Creo en ella, y confío en que no haya tenido ningún orgasmo a escondidas, y por ese motivo, le levanto el castigo y le libero de su constante calentura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario