Sígueme vía Email

lunes, 28 de septiembre de 2015

¿ Cómo ser un buen Amo o Dominante ?



Como ya he dicho en otros escritos, para ser Dominante no es necesario ser de un género u otro. De hecho, las Amas suelen ser especialmente buenas en este mundo. Como siempre, al ser yo un hombre, hablaré de Amos y sumisas, pero debe quedar claro que estos consejos sirven igual para una mujer que para un hombre.

Este post pretende ayudar a los amos novatos a comprender la actitud que deben tener delante de sus sumisas, a entender qué es lo que busca una sumisa en su Amo, y cómo deben tratarlas.


¿Cómo debe ser un Amo?  ¿Cómo comportarse ante tu sumisa?


Es evidente que una mujer que desea ser sumisa, quiere encontrarse a un hombre firme, dominante, que inspire respeto, y que sepa cuidar de ella. El equilibrio es importante a la hora de ser un buen Dominante. La tarea principal que debe realizar es la de educar a su alumna, para convertirla en una buena sumisa.

Esa mujer va a entregarte su voluntad y sexualidad, de manera que tú podrás tomar decisiones por ella, y disponer de ella a tu voluntad. En el momento en que ella se convierta en tu sumisa, pasará a ser automáticamente tu mayor tesoro, y deberás cuidar y proteger de ella, además de educarla y aleccionarla. Debes entender que para ti es un privilegio poder disponer de una sumisa para ti, y que no todo el mundo está preparado para esta tarea.

Por eso mismo, debes tratar de:

- Ser maduro sin parecer su padre.
- Ser severo sin parecer cruel.
- Ser duro sin parecer violento.
- Ser inflexible sin parecer caprichoso.
- Ser permisivo sin parecer blando.
- Ser cariñoso sin parecer ñoño.

¿Cómo se consigue esto? Debes imponer tu voluntad de manera que ella entienda que eso es lo mejor para ella. Debes ser capaz de castigarla de manera que ella sepa que eso facilitará su aprendizaje. Debes premiarla cuando hace algo bien, y castigarla cuando hace algo mal. Ese equilibrio es el que hará que tu protegida crea en tí, te respete y te obedezca.

Siempre que una sumisa cometa un error importante, o desobedezca una orden directa, o falle en alguno de sus ejercicios, su Domine debe castigarla. Al igual que cuando se educa a un animal o a un niño, el castigo forma parte del aprendizaje. Ella debe saber que cuando hace algo que no debe, habrá una sanción. La intensidad de ese castigo debe variar dependiendo del error cometido.

Asimismo, cuando la sumisa haga bien un ejercicio, alcance un nuevo nivel, o mejore claramente con relación a otras sesiones, el Amo debe premiar a su protegida. Si ella ve que después de hacer bien algo recibe un premio, intentará siempre mejorar y satisfacer a su Amo. Eso fortalecerá sus ganas de aprender. Recordad que estamos educando, y tanto el castigo como el premio forman parte de cualquier educación.


¿Qué cualidades debe tener un buen Amo?


- Experiencia: Es obvio que nadie nace con experiencia, pero es importante acumular experiencia y cada situación nueva te permite mejorar como Amo. Aprende de tus errores, o de los problemas encontrados y evítalos en un futuro. Cualquier experiencia que pueda ser utilizada en el futuro, o de la que puedas aprender algo, es bienvenida. Al final, de cada sumisa acabaras aprendiendo algo.

- Estabilidad: Debes ser estable emocionalmente, sin altibajos ni cambios de humor que puedan provocar daños psicológicos o físicos en tu protegida. Deja este mundo si tienes algún tipo de trastorno mental, o tienes brotes de agresividad. Igualmente, no te dejes afectar emocionalmente por la relación, o tu protegida lo notará.

- Paciencia: Un amo impaciente suele provocar nerviosismo y estrés en las sumisas, consiguiendo también que la relación se haga más complicada y difícil. Una novata necesita el tiempo necesario para aprender y realizar las tareas encomendadas, y su Amo debe ser paciente con ella. Recuerda además, que cada alumna necesita un tiempo distinto para aprender.

- Didáctico: Un Domine debe prestar la atención necesaria para que su alumna pueda aprender lo más fácilmente posible. Un buen profesor sabe trasmitir a sus alumnas las enseñanzas necesarias, de manera que ella entienda que está aprendiendo y mejorando.

- Responsabilidad: Debes ser responsable, pues esa persona a la que estas enseñando te está entregando también su alma y su sexualidad. Debes responsabilizarte de ella, para así poder cuidarla y protegerla. No la dañes sin motivo.

- Respeto: Que sea tu sumisa no implica que no sea una persona. Debes respetar y atender a tu protegida, de manera que ella se sienta a gusto contigo. Escucha sus necesidades y quejas. Si no la respetas, no eres buen amo.

- Consciencia: un amo debe ser consciente de la responsabilidad que está adquiriendo al tener una persona a su cargo. Esa persona debe ser lo suficientemente centrado como para saber que puede hacer mucho daño si no sabe controlarse.

- Maduro: Hay una edad en la que la gente es excesivamente impulsiva y nerviosa, y otra edad en la que se aprende a oír, escuchar y pensar antes de hacer las cosas. Si no has cuidado antes de nadie, es complicado que puedas ser un buen Amo. Es muy difícil, con 20 años, saber reflexionar y cuidar a otra persona.

- Educación: Se hace necesario, para cualquier tipo de educador, el haber sido educado correctamente antes. Nadie que no tenga un mínimo de educación puede inculcar esa educación en otra persona. También es sabido que los amos bien educados saben respetar a sus sumisas.

- Culto: También es importante, aunque no imprescindible, que sea una persona culta. Un amo culto, es siempre un amo educado, que sabe escuchar, y que sabe explicarse. Eso ayudará a la sumisa a entenderte mejor y a saber comprender lo que intentas enseñarle.

- Severo: En una relación D/s en la que la sumisa debe aprender de su amo, es necesario que el amo tenga una firmeza importante de cara a enseñar y castigar a la sumisa. Eso no significa que el amo pueda castigar cuando y como quiera a su alumna. El castigo a una sumisa debe ser siempre con el objetivo de enseñar una lección, nunca con el simple objetivo de mostrar quién manda en la relación.

- Cariñoso: Es importante también en un amo el saber mostrar cariño a una sumisa en los momentos claves de la relación. Por ejemplo, después de un castigo, o después de una rectificación. Si la sumisa ha cometido un error y el amo le ha aplicado una pena por ese error, es aconsejable aplicar alguna caricia a la sumisa para hacerla entender que es por su bien y por su aprendizaje. Igualmente, si la sumisa ha realizado correctamente un ejercicio, debe ser premiada por ello.

- Inflexible: La sumisa debe comprender que cuando su Domine le ordena algo, debe cumplir con sus deseos. Evidentemente, debes entender los límites de tu protegida, sin pedirle cosas que estén fuera de su alcance. Si tú sabes que tu protegida puede cumplir con tus órdenes, debes ser inflexible y repetir la tarea hasta que la cumpla. Si no lo hiciera, deberás castigarla sin dudar.

- Permisivo: Debes entender que la persona a la que estas educando es humana y comete errores, exactamente igual que tú los cometes. Es necesario, de vez en cuando, soltar la correa a tu sumisa de manera que ella se sienta premiada. De esa manera, reemprenderá luego su enseñanza con más ganas. ¿Cuando debe un Amo ser inflexible, y cuando permisivo? Esa es la cuestión, en el equilibrio radica el truco.

- Imaginativo. Una relación de este tipo necesita un nivel de imaginación mínimo. No podemos permitir que la sumisa se aburra por repetir demasiadas veces un mismo ejercicio. Debemos buscar ejercicios nuevos que permitan a nuestra protegida entretenerse, y que avive su ilusión. A veces, una simple modificación puede crear un ejercicio nuevo. Recordad que la sumisa debe aprender constantemente.



Pdta: si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con el Profesor Domine via email, o via Hangouts, escribiendo a profesor.domine@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario