Sígueme vía Email

viernes, 23 de octubre de 2015

Viciosa, morbosa, pervertida. Soy sumisa.



Soy una sumisa Viciosa 

 

Me encanta el sexo, pero más allá de eso, me encanta sentirme deseada, sentir la excitación de mi amo, sentirme desnuda, postrada, ofrecida, servil, usada... solo para placer de mi Domine. 

Por supuesto que me gusta el placer, no vamos a negarlo. Me apasiona no ser capaz de controlar el orgasmo cuando Él me penetra por el coño, el culo y la boca al mismo tiempo, o cuando me estira del pelo mientras me sodomiza, de hecho me vuelve loca de placer. Pero ese placer se multiplica cuando veo la excitación en su mirada, cuando siento su dominio sobre mí. 

Sentir cómo me folla la boca, sentir su eyaculación invadiendola, obedecer sus órdenes al pie de la letra, me hace sentir la más puta de las mujeres, la perra de mi Domine, y me ENCANTA, porque, lo reconozco, soy muy viciosa.
 

 

Soy una sumisa Morbosa 

 

Me gusta mucho el morbo, casi diría que más que el placer. El morbo es lo que me mantiene cachonda mucho tiempo después de una sesión. Y ¿qué me da morbo? TODO. Me excita negociar los límites de las sesiones, hablar de todo eso que estoy dispuesta a que mi Domine me haga, me hace sentir muy puta. 

Me encanta prepararme para una sesión, depilar mi coño sabiendo que lo hago para que sea usado por Él. Me gusta lavar mi culo metiendo unos deditos para prepararlo para la sesión, hace que me deshaga deseando sentir ahí la polla de mi Domine. 

Todo el camino hacia una sesión, desde que tomo el ascensor, conduciendo, esperando, estoy cachonda perdida imaginando lo que va a suceder a continuación. Me deleito escuchando al Profesor cuando me dice lo que tiene preparado para mí ese día mientras aprieta mis pezones y siento cómo su sexo se va endureciendo con solo imaginarlo, con solo mencionarlo; me pone como una moto. 

Si hay algo que para mí sea un detonante de excitación son sus palabras, dichas en voz baja, pero con autoridad, diciéndome lo zorra que soy, lo mojado que tengo el coño, cómo me gusta que me folle el culo o lo sucia que voy a sentirme cuando reciba su orina sobre mi piel, o cuando le haga una buena mamada a sus pies, o cuando unte su semen en mis tetas y mi culo. Y como buena puta que soy, hacer todo eso me da muchísimo morbo, un morbo que perdura horas después de haberlo hecho, recordándomelo, con un olor, con una imagen que flota en mi mente, con una palabra, que me hace volver a sentir esas sensaciones, porque, lo reconozco, soy muy morbosa.


Soy una sumisa Pervertida 

 

Soy una sumisa pervertida, y con ganas de pervertirme aún mas. Antes de conocer al Profesor ni se me habían pasado por la mente ciertas cosas, y sin embargo aquí me veo, haciéndolas y disfrutándolas como una loca. 

He azotado mi culo y pellizcado mis pezones para el Profesor Domine, vía videoconferencia. He permanecido de rodillas desnuda durante largos minutos y soportado pinzas en mi cuerpo porque Él me lo ha ordenado. Me he masturbado en baños públicos y probadores, e incluso en medio de una cafetería sin que nadie lo notase. Me he fotografiado masturbándome con un cepillo de pelo, y con un cucharón de cocina mientras mis labios estaban pellizcados con pinzas de la ropa. He salido a la calle sin ropa interior. He controlado mis orgasmos, multiplicandolos o reprimiendolos, según sus instrucciones. Y he hecho todo eso porque mi Domine me lo ha ordenado. 

El Profesor Domine me ha penetrado los tres agujeros al mismo tiempo, me ha hecho lamerle el culo, los huevos, los pies... Me ha puesto de rodillas desnuda ante él para mearse encima, y he ofrecido mi sexo para que lo haga. He recogido su semen sobre mi lengua y lo he retenido hasta que Él me ha dado permiso para tragar. He pedido permiso para correrme y lo he hecho como una puta cuando Él me lo ha ordenado... 

Cuando conocí al Profesor no podía imaginar lo que sería capaz de hacer, pero todo eso y alguna cosa más ya lo he hecho y seguiré haciéndolo cada vez que me lo pida, y renegociando mis límites porque, lo reconozco, soy una sumisa pervertida y me muero porque mi Domine me siga pervirtiendo.  Cada sesión un pasito más, una perversión más...


Pdta: un texto de maya, sumisa del Profesor Domine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario