Sígueme vía Email

viernes, 9 de octubre de 2015

Y la zorra de mi jefa se convirtió en mi perra sumisa.



Nunca había tenido una relación muy fluida con mi jefa. Se trata de una mujer borde, con mala uva, y que tiene atemorizada a toda la planta. Aquel día debía hablar con ella por un problema familiar, y ni corto ni perezoso me dirigí a su despacho. Piqué a la puerta, y al no escuchar nada, abrí la puerta.

Allí estaba ella, delante del PC, y hablando por teléfono. Nada mas verme, se calló, cambió el tono de voz, y tras hacerme un gesto con la mano, para que me sentara, salió de su propio despacho, con el teléfono en la oreja. Era obvio que no quería que supiera de lo que estaba hablando. Aún así, me había dado la sensación de que utilizaba un tono muy meloso, muy sexy, con quien sea que estuviera hablando.

Una vez solo, en el despacho, no pude evitar ver un papel, encima de la mesita, con un teléfono escrito. Lo más raro, es que aquel teléfono comenzaba por un 803, como casi todos los teléfonos de las líneas eróticas. Tras pensarlo 30 segundos, mi curiosidad fue tal que no me quedó otro remedio que levantarme y sentarme delante de su PC, que con las prisas no había bloqueado.

En pantalla, en primera página, había un hombre elegantemente vestido, de muy buen ver, con un texto que ponía 'Desnúdate, y arrodíllate ante tu Amo'. Debajo aparecía un teléfono erótico que coincidía con el que había en el papel escrito. Estaba claro que la furcia de mi jefa estaba llamando a una línea erótica. Justo debajo de aquella ventana, había otras dos, un correo mail llamado 'Puta sumisa', y un blog abierto, de algún amo, en el que habían multitud de relatos sexuales de temática BDSM. Era evidente que mi jefa deseaba ser sumisa y que la trataran como a una perra.

Tras unos minutos ojeando sus emails y su historial, se abrió la puerta y apareció ella. Su cara al verme sentado delante del PC fue de sorpresa.
- "¿Se puede saber que haces sentado en mi sitio?", dijo claramente enfadada.
- "Cierra la puta boca, entra, y corre el pestillo para que nadie pueda molestarnos.".

La manera en que la contesté la sorprendió tanto que entendió que algo pasaba. Tras 5 o 6 segundos pensando, decidió que lo mejor era hacerme caso, y no armar un follón.

- "¿Crees que esa es manera de hablar a tu jefa?". Preguntó de manera entrecortada. Había bajado el tono de voz, se notaba.
- "Te he dicho que te calles y que vengas aquí.".

Ella me hizo caso y se acercó a mi lado, delante del PC. Rápidamente se dio cuenta de que no había cerrado las ventanas de Internet y que yo había descubierto sus gustos sexuales.

- "Puedo explicarlo todo...", me dijo.
- "No hace falta que me expliques nada. Esta es la tercera vez que te digo que cierres la boca y me escuches. ¿Vas a callarte de una puta vez?".
Ella sintió que algo estaba pasando allí y decidió asentir con la cabeza, sin decir nada. La verdad es que aquella situación era claramente peligrosa, tanto para ella como para mí. Podíamos quedarnos sin trabajo los dos, y no era precisamente lo que yo quería. Tras darle un par de vueltas en la cabeza, rapidito, tiré por el camino del medio, y me puse duro.

- "Bien, quiero que sepas que he sido Amo durante más de 10 años, y que he tenido varias sumisas y aprendices a mi orden. Soy un buen Amo, al que le gusta azotar, pellizcar, sodomizar, masturbar y follar a sus perras. Voy a educarte para convertirte en mi perra, de esa manera sabrás lo que significa que te den órdenes y que tengas que obedecerlas. Deberás respetarme, obedecerme y satisfacerme sexualmente."

Ella estaba completamente sorprendida, sin palabra delante de mí.

- "Ahora vas a sentarte en la silla, y vas a pensar en los próximos 10 segundos, si quieres ser mi sumisa, o si quieres que le cuente al director lo que aquí ocurre."
A pesar de que continuaba en estado de shock, no tardó mucho en responder, le daba demasiado miedo ser expulsada del trabajo y necesitaba el trabajo.
- "Seré tu sumisa...".
- "Bien, levántate, y ponte en medio de la sala. Quiero verte enterita."

Nerviosa completamente, y aun extrañada, se colocó en el centro de su despacho, lo que aproveché para dar 2 vueltas a su alrededor, mirando su cuerpo. Me coloqué detrás de ella, acerqué mi polla hasta su culo, y agarré con fuera sus pechos, masajeándolos, mientras olía su perfume. Su respiración había cambiado y ahora era mucho más profunda y marcada. Estaba excitándose con la situación.

Agarré su chaqueta, y la tiré sobre el sofá. Luego desabroché su blusa, y la lancé también al mismo sitio. Para acabar, bajé su falda, dejándola en ropa interior delante mío, con los zapatos de tacón puestos. Me coloqué delante de ella, para asegurarme de que pudiera verme la cara, y comencé a masajear otra vez sus pechos, mientras acariciaba igualmente su chochito. No tardé mucho en quitarle el sujetador y las braguitas, para dejarla completamente desnuda, vestida únicamente con sus impecables zapatos, delante mío.

Nunca me la había imaginado desnuda, y aunque no era fea, su carácter agrio me había impedido siempre verla como a una mujer sexy y elegante. Pero allí, sin ropa, para mí, pude ver cómo era realmente. De unos 45 años, morena, delgada y con un pelo largo, sus pechos permanecían erguidos a pesar de su edad, y su culito estaba más duro de lo que yo imaginaba. Se notaba que hacía deporte.

- "Ahora vas a apoyarte en la mesa, perra. Vas a ser castigada por cómo te has portado conmigo.". Ella me miró, y tras dudar, me obedeció, dejando su culo a mi merced.
"Zasss..." Primer azote.
"Zasss..." segundo. Un gemido salió de su boca.
"Zasss..." Tercer azote. Ella miraba de reojo, con una mezcla de placer, dolor y sorpresa.

Tras ojear un poco por el despacho, vi una especie de obelisco, del tamaño de un consolador, con una inscripción debajo: "Recuerdo de Buenos Aires". Lo agarré, y sin decirle ni pio a mi nueva sumisa, lo introduje en su vagina, hasta el fondo. Un gritito salió de su garganta, sorprendida con la brusquedad de la penetración y el frio del obelisco.

En ese momento comencé un movimiento suave, al principio, y más rápido luego, metiendo y sacando el obelisco del coñito de mi jefa. Cada dos o tres empujes, para hacerla sufrir un poco, la azotaba un par de veces, y pellizcaba sus pezones, con ganas. De repente, una imagen vino a mí, su famosa pluma Dupont. Estaba allí encima de la mesa, elegante. La había visto 100 veces. A ella le gustaba pasearse con su pluma francesa haciéndose la importante.

Sin pensarlo dos veces, agarré la pluma, al revés, y clavé el mango en su culo, hasta el fondo. Un grito, más fuerte, salió de su boca. Eso no se lo esperaba.


- "Cállate, puta. Te has pasado meses paseando con tu pluma por ahí, y ahora la tienes en tu culo. De hecho, es como si tuvieras una polla argentina en tu conejito y otra polla francesa en tu culo. Vas a ser castigada por tu Amo."

Y así, dicho y hecho, me dispuse a azotarla, con más ganas... "Zasss", primer azote, "Zasss", segundo... así hasta 20 azotes. Cada 3 azotes me paraba, y me dedicaba a jugar con ella. Movía el obelisco dentro de su chochito, movía la Dupont en su trasero, y pellizcaba sus pezones con más intensidad.

Después de unos minutos de sufrimiento, sodomización, azotes, y masturbación, mi nueva perra estaba a punto de correrse, lo cual era completamente inaceptable.
- "No puedes correrte, sumisa. Esto es un castigo por haber sido mala con tu Amo, y no tienes permiso para correrte. Al menos no aún. Ahora quiero que te arrodilles ante mí, desnuda, sin sacarte los juguetitos de tus agujeritos, y que me des placer a mí, tu Domine.".

Mientras ella se arrodillaba ante mí, e intentaba adoptar una posición que le permitiera mantener los dos objetos en sus orificios, yo bajé mis pantalones y mi calzoncillo, lo cual liberé mi pene, ya completamente duro y tieso. Sin darle tiempo a respirar, me di media vuelta, y le ofrecí mi culo para que lo chupara. Era obvio que ella no lo había hecho nunca, pero sin darle opción a otra cosa, agarré su cabeza, y la hundí en mi culo.
- "Cómeme el ano, puta, hazme gozar.".

Tras un rato en el que ella hizo lo que pudo, me giré y coloqué mis pelotas a la altura de su boca, y agarrándola otra vez por la cabeza, la obligué a comerme los huevos.
- "Ahora chúpame las pelotas mientras acaricias mi rabo, perra."

Mi jefa ya estaba completamente desatada. Estaba cachonda perdida, al borde de correrse, y saboreaba mis huevos con ganas, primero el izquierdo y luego el derecho, mientras acariciaba mi polla. Movía la mano arriba y abajo, a lo largo del miembro, subiendo y bajando la piel, provocando que me pusiera como una moto.

Y entonces, cuando menos se lo esperaba, saqué mis huevos de su boca y clavé mi hermoso pene, duro como una piedra, en su boca. No iba a permitir que ella me la chupara, iba a ser yo el que le follara la boca. Su primera arcada no tardó mucho en llegar, igual que su primer hilillo de saliva. Agarré con fuerza su cabeza, apretándola contra mí, y comencé a penetrarla con decisión, dejándola respirar cada vez que se atragantaba...

Y justo en el último arreón, cuando estaba seguro de que vas a correrte, me paré unos segundos, y le dije:
- "Mueve la lengua, perra. Vas a tragarte la leche de tu nuevo Amo." 
Un chorro de semen, a presión, salió de mi glande, camino de su garganta, provocando que se atragantara y le vinieran arcadas.
- "No he acabado, sigue tragando", le ordené mientras clavaba otra vez mi polla en su boca.

Entonces la dejé suelta un poco, para que ella pudiera lamer como dios manda mi miembro buscando las gotitas que quedaban. Mi  leche caía por la comisura de sus labios, y goteaba sobre sus pechos.

Tras dejar mi pene bien limpio, me aparté un par de metros de ella, y mientras me vestía, le di un par de órdenes:
- "A partir de ahora, deberás tratarme con el respeto que me debes, subirás mi sueldo un 50% sin decírselo a nadie, y serás mi perra particular. Te follaré cuándo y cómo yo quiera. A cambio, nadie más que yo conocerá tus vicios más oscuros, y yo te educaré como la sumisa que quieres ser. Yo seré tu Amo."

Finalmente, antes de abrir la puerta y marchar, me giré hacia ella y le dije:
- "Hoy has sido una buena puta, me has dado placer y has aguantado el castigo sin quejarte. Puedes masturbarte mientras piensas en mi."

No hay comentarios:

Publicar un comentario