Sígueme vía Email

jueves, 5 de mayo de 2016

Un sumiso en el bufete de abogados

Un relato de soyunsumiso


Nunca me he considerado gay, ni me he planteado tener relaciones con un hombre, pero como sumiso me debo a los deseos de mi Am@, sea cual sea su género, y mi objetivo es siempre satisfacer a mi Domine, ya hombre o mujer. De manera esporádica he tenido Amos y Amas, y creo que siempre he cumplido con mis deberes como sumiso, pero nunca he tenido Dominante durante un tiempo largo, con lo que siempre me ha sido difícil explicar que deseo ser utilizado, ensuciado, humillado. Nunca había encontrado a alguien que entendiera a la primera mi vicio, mi perversión. Nadie sabía que necesito ser el perro de mi Am@. Hasta aquel día.

Por temas diversos, debía acudir a un abogado para tratar un tema, y me decidí por uno que tenía un anuncio en internet bastante oscuro, tenebroso incluso. Cuando entre en el despacho, vi lo que hay en todos, las paredes llenas de títulos universitarios, una gran mesa y un mullido sillón, al otro lado dos sillas mucho más sencillas que dejaba entrever que no estaría mucho tiempo sentado, y libros, muchos libros de leyes. Sentado en el sillón, un abogado de entre 45 y 50 años, atractivo, moreno de tez y que trasmitía seguridad y experiencia. Tras los saludos iniciales, note que me apretaba la mano de una forma especial, haciéndome sentir su fuerza y con su mirada parecía atravesarme.

Empezamos la entrevista y le conté mi caso detalladamente, y el de vez en cuando me hacia alguna pregunta directa. Al rato veo que aprieta el botón del interfono y le dice a la secretaria que no le pase llamadas hasta nuevo aviso...yo me quedo un tanto sorprendido pero me alegra que tenga tanto interés por mí. Para mayor sorpresa me lanza esta pregunta:
- ¿Te gusta lo que ves?

Yo me quedo perplejo pero me imagino que de alguna manera que no comprendía, aquel hombre se había dado cuenta de cómo le miraba, admirando su seguridad varonil.

- ¿A qué se refiere? - Le pregunté sorprendido.

- Me he dado cuenta de cómo me miras y parece que quieras desnudarme. - Me responde.
-¿Te gustaría verme así?

Yo me quedo sin respuesta y me pongo rojo de inmediato. No puedo creerme que un abogado, sin conocerme de nada, me preguntes eso. Aún así, mi mente pervertida y mis ansias de sumiso me pueden, y rápidamente me siento excitado.

Él se levanta, da la vuelta a la mesa y me pone la mano en el hombro.
- Acompáñame un momento.

No sé porque pero me encantaba como me decía las cosas, me lleva delante de una puerta y me dice:
- Si atraviesas esta puerta, te garantizo que tendrás algo que deseas, algo que anhelas desde que me viste por primera vez, pero no podrás decir que no a nada, y deberás acatar mis órdenes...

Abre la puerta y veo que es un pequeño aseo pero totalmente equipado. Sin mirarle, con la cabeza gacha, entro y cuando atravieso, me da un azote en el culo.
- Sabia que lo harías, tu silencio era un gran SI.

Una vez dentro ambos, cierra la puerta y me ordena
- Aflójame el cinturón y sácalo de mis pantalones, así...
- Ahora dámelo y baja mi cremallera. Mete tu mano con sumo cuidado y saca tu tesoro, lo que desde ahora será lo que más deseas.

Yo meto mi mano con cuidado y palpo un buen bulto, blando aun, pero de unas dimensiones aceptables, lo saco con cuidado como si fuese de cristal y una vez fuera puedo ver parte de esa preciosa polla.

- Arrodíllate ante mí y levanta la tapa, voy a hacer algo que te va a encantar.

Levanto la tapa del wáter y espero lo siguiente, empieza a orinar, con un grueso y potente chorro y me dice

- Saca tu lengua e intenta pararlo...

Meto mi lengua entre el chorro y comienza a salpicarme por toda la cara, algunos momentos, puedo llenar mi boca y saboreo ese liquido adorable... cuando terminó de mear, me dijo que le secase bien la polla y yo tonto de mi, voy a coger un trozo de papel higiénico, ante lo cual me suelta una sonora bofetada y me dice:

- ¿Crees que me has de tocar con eso? Lámelo, perro, eso es lo que tienes que hacer.

Me coloco ante su polla y comienzo a lamer las últimas gotas,  mientras él se acaba de desabrochar el pantalón y veo como cae a sus pies, se baja el slip y entonces puedo admirar su polla y sus huevos en toda su perfecta dimensión. Él nota mi cara de bobo y me dice:

- Sabía que te gustaría desde el primer momento en que te vi. Ahora a ver si sabes que es lo que tienes que hacer.
Claro que sabía lo que tenía que hacer, metérmelo en la boca y lamer, chupar, saborear.

Está preciosa, y noto como va creciendo dentro de mi boca, no es grande pero es la medida ideal para entrar hasta mi garganta. Me coge del pelo y me aprisiona contra su pubis, no puedo hacer nada más que chupar y chupar, le agarro de las nalgas y comienzo a hacer yo mismo el vaivén de simular que me folla la boca y él se deja hacer sin soltarme del pelo.

Como tiene el cinturón a mano, con la que le queda libre comienza a fustigarme la espalda, mi culo, mis piernas… primero suave, y poco a poco va incrementando la fuerza y la velocidad de los cintazos, paralelo al placer que le estoy dando.

De pronto para, deja de azotarme y suelta el cinto. Me agarra la cabeza con las dos manos y me aprieta más contra si, como si quisiera atravesar mi cabeza con su miembro. Yo no puedo separarme, ni quiero, y con unos temblores que me dan a entender que se va a correr, noto como mi boca se inunda de su leche. Borbotones de semen que me llegan hasta el fondo de mi garganta y toda la boca. No me deja separarme hasta que ha soltado hasta la última gota, que saboreo con deleite. Cuando ha terminado, y me ha dejado la boca dolorida y regada, se relaja y me deja libre la cabeza.

- Lo has hecho bien, - me dice - pero esto no es más que una toma de contacto. Tenía que probarte y me ha gustado como te comportas, así que si quieres, a partir de ahora serás para mí un objeto de desahogo y de placer. ¿Qué me dices?

- Señor, si mi premio son sus jugos, le pertenezco por entero, disponga de mí para lo que desee...


Gracias por tu colaboración, soyunsumiso
 

2 comentarios:

  1. Muchas gracias Amo Profesor Dómine.
    Es muy amable por poner estas palabras escritas desde la perversión más sincera en su blog.
    Todo mi respeto y gratitud
    A su servicio.
    soyunsumiso

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente deacuerdo con anónimo muchas gracias por estas palabras descritas. y su contenido! se agradece enormemente

    ResponderEliminar