Sígueme vía Email

viernes, 9 de septiembre de 2016

Ejercicio: Retrato de una masturbación

Hola, sumisa.

Tengo un ejercicio nuevo para ti. Quiero que busques un objeto cotidiano con forma fálica, y del tamaño aproximado de una polla. Puede ser el mango de un cepillo, un tubo de crema, un rotulador, la cabeza de una botella, o un cucharón grande, pero no quiero que uses un juguete sexual. Debe ser un objeto cotidiano, de los que usas a diario en casa.

Quiero que lo limpies bien, y que te asegures que no puedes hacerte daño con dicho objeto. No quiero que te cortes, o que puedas dañar tus partes intimas.

Una vez lo tengas, quiero que folles tu coñito con ese objeto. Quiero que penetres tu conejito un buen rato, hasta que estés bien cachonda, pero no quiero que te corras. Hazte 3 fotos con ese objeto en tu vagina, en diferentes posiciones, y envíamelas.

No te corras, no tienes mi permiso.

Luego quiero que saques ese objeto de tu vagina y sin limpiarlo lo introduzcas en tu boca, como si fuera mi polla. Chúpalo bien, y saborea tus jugos vaginales. Hazte otras 3 fotos lamiendo ese objeto, y envíamelas. Piensa en mi miembro mientras lamas ese objeto.

No te corras, sumisa, no tienes mi permiso.

Finalmente, ponte a cuatro patitas, e introduce de nuevo ese objeto, bien ensalivado, en tu culito de zorra. Sodomiza tu ano con ese objeto durante un buen rato, hasta que estés bien cachonda otra vez, y hazte otras 3 fotos, para enviármelas también.

Aún no te corras, perrita, no tienes mi permiso.

Cuando yo vea esas 9 fotos, si me gustan, y he quedado contento con lo que veo, tendrás mi permiso para correrte.


Lame, sumisa... lame

No hay comentarios:

Publicar un comentario