Sígueme vía Email

lunes, 19 de septiembre de 2016

Geisha, la sumisa japonesa.



Las geishas, al igual que las sumisas, evocan continuamiente una fantasía erótica, debido a la mitificación de su nombre y de su papel en la sociedad. Si dividimos la palabra Geisha, obtenemos que Gei, significa persona y Sha,  cultura. Podriamos traducir Geisha como mujeres dedicadas al entretenimiento. Las geishas son  mujeres que han sido educadas para complacer a su público, y dominar su voluntad a merced de los demás.

A muy temprana edad ingresan en la Okiya (albergue para geisha o maiko) para su educación como Geiko (o Geisha), dicha okiya está sólo habitada por mujeres, siendo la dueña y su sucesora (la atotori) quienes están a cargo, y son como la corte real dentro de la misma.

La tradicion marca que las geishas inicien su entrenamiento desde muy pequeñas siendo vendidas por su familia y adquieren una deuda con la okiya que sera pagada cuando se desempeñe como Geisha.

El Shikomi que es la primera etapa de la vida de una Geisha. Se inicia en la niñez, en la Okiya, donde comienzan a trabajar como empleadas domesticas y asisten a las geishas experimentadas. Dicha etapa se aprueba con un examen de danza.

El Minarai, o segunda etapa, es cuando a la joven se le asigna una hermana mayor u onee-san, una geisha experimentada la cual sera su mentora y guía durante su aprendizaje en el karyukai (escuela para aprender las artes tradicionales). Durante esta etapa, continua su formacion asistiendo a banquetes y fiestas, y aprendiendo a tratar a los clientes, observando a las geishas y  trabajando en una casa de té. Esta etapa, muy corta, suele durar alrededor de un mes o menos.

Posteriormente pasa a ser Maiko que es cuando aprenden de sus geishas mentoras durante todos sus compromisos. En esta etapa aprendera las formas correctas de servir el té, el juego del shamisen (instrumento música), los bailes, la conversación, etc.

Después de ese periodo la maiko es ascendida a Geisha, y en ese momento empiezan a cobrar el precio completo de las horas que dedican al trabajo y permanece como tal hasta que se jubila.

Regularmente, las Geishas no satisfacen sexualmente a todos los Hombres, su objetivo es complacer y agradar a sus clientes sirviendoles de compañia, escuchandoles y teniendo una conversacion a la altura del cliente, sirviendo el te o danzando, etc. Ella se debe solamente a su danna o amante (en caso de tenerlo), quien la sostiene económicamente. Dentro del mundo del BDSM, el danna vendria a ser la figura Dominante y la geisha la sumisa.



La realidad es que las geishas y las sumisas comparten varios rasgos:

- La humildad como sumisa, desde la postura que adoptas ante tu Amo o Danna hasta recibir las órdenes que debes acatar y no discutir.

- Te centras en el bienestar de tu Amo, su placer es tu prioridad, te esmeras para lograr su satisfacción y al inicio como en el Minarai aprendes de otras sumisas, los rituales, las reglas todo lo básico para ser una sumisa y dejar de ser aprendiz.

- Sabes que todos los accesorios y ropa que uses no son para ser más hermosa ante los ojos de tu Amo, ya que para él ya eres hermosa. Tu cuerpo en si mismo es un regalo que otorgas a tu Danna, permitiendole así disfrutar de él, aunque el mayor y más bello regalo que le haces a tu Amo es entregarte mentamente a él.

- El esfuerzo, ya que es muy cierto que la sumisión se siente,  pero alguien como yo tan acostumbrado a ser rebelde, a no obedecer y llevar la contraria realizo un gran esfuerzo para poder decir "si mi Amo" y al igual que en el shikomi tu objetivo sólo es servir a tu Amo pero más que servir es disfrutar el proceso en el que logra dominarte, cuando le entregas el maravilloso don de decidir en tu sexualidad, tu cuerpo, tu mente tu placer y no por eso dejas de ser valiosa como persona o mujer.

- Al igual que la geisha tu principal aspiración es la perfección, ser perfecta para tu Amo.

- El conocer y aprender ya que si una Geisha conoce de todas las artes y política y finanzas, como sumisa te conoces y conoces a tu Amo, que le gusta, le complace y satisface, como lograr su placer, lo cual te llevará a alcanzar el tuyo.

- Y así como la geisha sólo se debe a su "danna" como sumisa sólo obedeces y complaces a tu Amo.


2 comentarios:

  1. Hoy, tocaste mi fibra sumisa (o algo parecido que tengo en algún rincón de mi cerebro indomable)

    Hoy especialmente me gustó tu post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hoy, tocaste mi fibra sumisa (o algo parecido que tengo en algún rincón de mi cerebro indomable)

    Hoy especialmente me gustó tu post.
    Saludos.

    ResponderEliminar