Sígueme vía Email

viernes, 30 de septiembre de 2016

Sumisa de quita y pon.



Siempre empiezan igual. Me cuentan que han leído mi blog y que se han puesto cachondas perdidas. Me llenan el llenan el correo de mails y se muestran tremendamente ilusionadas conmigo, como si yo fuera la solución a todos sus problemas sexuales. Me hacen creer que tengo una nueva sumisa, y al día siguiente desaparecen. Son sumisas de quita y pon.

Desde la aparición de la dichosa película del señor Grey, que reconozco no haber visto, son muchas las mujeres que me escriben porque han descubierto que quieren ser sumisas. Eso sí, lo de obedecer mis órdenes, mantener el protocolo básico del BDSM, y buscar mi placer por encima del suyo, son pequeños detalles que a ellas no les interesa lo mas mínimo. Son capaces de hablarte de usted, de repetir "Sí, mi Amo" cien veces, y de enviarte fotos suyas masturbándose en un centro comercial. Pero cuando ellas alcanzan su propio placer, si te he visto no me acuerdo.

Porque ellas realmente no quieren ser sumisas. Hablan cuando no deben hablar, responden mal cuando algo no les gusta, y si algún día les va mal hablarte, pues no te hablan, y ya está. Ellas han visto su película, y de toda la película lo único que recuerdan es cuando el señorito millonario de 25 años le zurra el culo a la secretaria, y se la folla. Del resto no tienen ni idea, ni les apetece saber. Una sumisa vocacional respeta a su Amo, obedece sus órdenes y satisface sus deseos. Si el Dómine quiere que su protegida se pase cachonda 4 horas y luego se vaya a casa sin correr, la sumisa vocacional obedece y acata ese deseo, aunque no le guste. Se masturba 10 veces si hace falta, y se va sin correrse si no se lo han permitido. Porque una sumisa, ante todo, acepta los deseos y los caprichos de su Amo.

Pues no, señora, usted no quiere ser sumisa. Usted lo que quiere es que la follen como a una perra y luego marcharse a casa.

Algunas contactan conmigo en pleno subidón. Han leído algún relato mío y se han puesto cachondas como perras en la empresa, en su casa. Me escriben, hablan conmigo durante 2 horas, les mando un ejercicio simple para probarlas, se masturban como guarras en los baños de El Corte Inglés, y luego les entra el miedo y desaparecen. Ya han llegado al orgasmo, ya están contentas, y ahora es el cerebro el que les dice que yo podría ser peligroso y que mejor se dejan de fantasías. Curiosamente, alguna aparece y desaparece cada X tiempo, como el Guadiana.


Otras se pasan 6 horas hablando conmigo, y cuando llega la noche, en la cama, les entra el miedo y desaparecen. "No, es que yo realmente solo quería que me follaran como a una zorra". Pues haberlo dicho antes, perrita, no me hagas perder el tiempo con tus fantasías ridículas. Si lo único que quieres es ponerte a cuatro patas, que te zurren, te aten, y te peten el culito, me lo dices y punto. Si a mí también me gusta de vez en cuando desvirgar a una ama de casa, aburrida, casada y con niños... o a una niña de 22 añitos con el culito virgen.

Pero por encima de todo, las que realmente me ponen de los nervios son las que quieren un Amo en remoto. He repetido varias veces que yo no creo en estas sumisas, ni creo en estas relaciones. Al final, por H o por B acaban desapareciendo. No hago nada yo con una sumisa en México o en Galicia. No puedo tocarlas, no puedo azotarlas, y no puedo educarlas ni disfrutar de ellas. Yo quiero someter, quiero que mi sumisa reciba mi semen en su cara, poder pervertirla hasta que supliquen por mí orina. Y esas mal llamadas 'cibersumisas' no duran lo suficiente como para poder usarlas. Sólamente una, cristal, me duró lo suficiente como para decir que la eduqué minimanete. Sólo ella se mostró abierta a tener una relación duradera en remoto. La mayoría se cansan a las 2 semanas o a los 2 meses. Eso de obedecer mis órdenes y cumplir con todos los ejercicios sin que yo las toque o las folle no resulta fácil. Por ese motivo se aburren, al igual que yo.

A todas ellas va dedicado este post. Si tu vida es aburrida, si necesitas sentirte mujer, si tú marido o novio no te folla como tú crees que haría el mismísimo señor Grey, no te hagas sumisa. No lo eres, no lo sientes así, y nunca lo sentirás. Si lo único que buscas es sentir mi semen gotear por tu cara, o mis manos azotando tu culo, o escuchar cómo te llamo 'Zorrrraaaa' mientras sodomizo tu culo, dímelo. No seas tímida, y dímelo:  "Señor Domine, quiero que me monten como a una perra, y que se corran en mi cara.".  Igual resulta que tengo un rato libre y puedo manchar tu rostro.

Llegan, juegan, se corren, se asustan, y desaparecen. Así son las sumisas de quita y pon.  

9 comentarios:

  1. Nunca antes he comentado aunque si me deleito con tus textos pero hoy especialmente me han llegado tus palabras porque de ellas se destila el pesar de quien descubre una y otra vez el simple morbo por la novedad de un mundillo que se ha puesto de moda, dejando en mal lugar a todos aquellos que en realidad si lo portan en su esencia y que, con menos alarde, tratan de vivirlo a diario, comprendiendo cual es su lugar y aprendiendo como saciarse a través de la entrega real.

    Me gustaría poder decir algunas palabras que te llenaran de esperanza e ilusión porque se que hay trigo entre toda esa paja pero comprendo lo desesperante que puede llegar a ser tanto engaño.

    Confio en que pronto encuentres aquello que anhelas.

    Un cordial saludo.

    Fins aviat!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, dana.

      La verdad es que desde que perdí a maya no ha aparecido aún una auténtica sumisa, en Barcelona, que me llene. La mayoria son mujeres que han leido o visto una pelicula de las de ahora, se han puesto cachondas, y les ha entrado ganas de hacerse sumisa de la noche a la mañana.

      Falsas sumisas, que justo despues de masturbarse, desaparecen de mi mail. Algunas incluso van y vienen...

      Eliminar
    2. No soy un ejemplo para nada, pero si yo trabajo por ser una buena sumisa, real, con mis algunas virtudes y mis muchos defectos, debe haber mas por barcelona que anhelen hacer realidad sus inquietudes.

      No desfallezcas, todo llega...

      Animo!

      Eliminar
  2. Jajajaja..
    Te leo desde hace tiempo. Y este me ha resultado un pots brillante. Mi enhorabuena Profesor D.
    Lástima que yo tenga tan poco ADN sumiso, me ofrecería a quemar tu control remoto. Tienes mucha razón una relación Am@/Sumis@ a distancia es a prueba de fuego. Pero cuando funciona... Va de puta madre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches.
    Tremendo post. No podría debatir ni una sola palabra, esa es la verdad y eso que no soy ni lo uno ni lo otro pero todo es cuestión de pura lógica.
    Hay gente que tiene muy poca faena y ve muchas películas. Siempre lo he dicho.
    Soy de la opinión de que el Maestro(a) aparece cuando la alumna(o) está preparado. De estas de salón, a puñados... Ni saben, ni son ni están... pero es que tampoco se esfuerzan, ya no digo en aprende, simplemente en tener una ligera idea...
    Mi enhorabuena por la entrada.
    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que ser sumisa no es nada fácil, yo lucho constantemente con mi temperamento y aún me cuesta no esperar nada a cambio, la entrega para mí a sido dura, soy sumisa a remoto, y es mucha la soledad a pesar de que tengo el mejor amo de todos, él me entiende y comprende tanto más que yo, me he dado cuenta que experimenta con mis límites pero él sabe cuándo hacerlo, quiero decirles que no sé ni cómo llegué a esto pero desde que acepte a mi amo me siento más libre y cada día más suya, nunca lo he visto de frente ni lo he tocado, pero basta oír su voz para que derrumbe mis barreras y haga cosas que no me gustan del todo solo para complacerlo, soy sumisa a remoto, si! Pero creo que con un buen amo que te enseñe y si existe verdadera conexión es posible tener una relación y entrega verdadera.
    Es cuestión del amo también no sólo de la sumisa! Uno propone y el otro dispone.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido al mundo de las Dóminas... La única solución que he encontrado yo es ser ruda, cortante y directa. Exigente desde el primer momento, distante, prepotente y desconfiada. Si aguantan el tirón puede ser un inicio. Aun a riesgo de perder algún buen candidato en el camino, lo que no soporto es perder el tiempo. La vida es breve. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea como sea, cuesta una barbaridad encontrar una sumisa autentica, capaz de sacrificar su propio placer por el de su Dominante. El 99% de las que me escriben solo quieren que las empotre... lo cual no está mal, pero no es lo mismo.

      Eliminar
    2. Seguramente tiene usted razon, pero tambien es cierto que existen muchos tipos de sumisos, o sumisas, no todods tenemos el mismo nivel, el mismo interes ni las mismas posibilidades, Saludos

      Eliminar