Sígueme vía Email

martes, 5 de mayo de 2015

Violant. El castigo a una sumisa.



Hoy escribo sobre mi mala actitud como sumisa, y sobre el castigo que acarreó mi mala cabeza. 


Ayer tenía sesión con mi Domine al mediodía. Antes, por la mañana, nos saludamos como es costumbre y me pidió que hiciera un ejercicio escrito de cómo mejorar como sumisa. Quería una lista de los puntos en los que yo creía que podía mejorar como sumisa durante las próximas semanas, una especie de 'Pasos a seguir' para subir mi nivel de sumisión. No me pidió que lo hiciera inmediatamente, sino que me pidió que lo hiciera 'cuando tuviera tiempo'.


Aún así, yo me lié con mis cosas, como suelo hacer muchas veces, y como no tenía tiempo, en lugar de pedirle a mi amo si podía hacer el ejercicio después de nuestra cita, con más calma y reflexión, decidí hacerlo rápido y corriendo. Salió la rebelde que hay dentro de mí, y apresuré cuatro líneas mal hechas, sin pensar en las consecuencias que aquello podía acarrear.


Tengo un Domine inflexible, con ganas de educarme, y yo soy bastante tozuda. Sabiendo que no me deja saltarme ni una norma, hice el ejercicio a desgana y, como dice él, como me dio la gana. Segundos más tarde, recibo un mail diciéndome que está enfadado conmigo y preguntándome cómo me puedo atrever a enviarle esa mierda de ejercicio. La verdad es que tenía toda la razón del mundo, pero esta sumisa rebelde se lo paso por el forro.


Cuando llegué al encuentro y vi sus ojos, agaché cabeza y fui incapaz de decir ni buenos días, pues ya vi que me caía un castigo, y de los que no me gustan. No hay castigo mas duro para mi que quedarme sin placer en una sesión con mi Domine.


Entramos en la habitación y temblaba, así que la solución rápida fue intentar calmar los ánimos. Me arrodille ante mi Domine pidiendo clemencia. No sirvió para nada. Me hizo levantar y soltó su discurso. El me dice que lo hace para educarme.


Me dijo lo que yo esperaba, bronca por mi ejercicio. Yo callé respetuosa y triste, pues yo sé y reconozco que tenía razón. Acepté mi culpa y el castigo.


Me quede sin sesión, sin placer, y con un Domine muy enfadado. Por contra, me quedé con la clase de educación. Y eso que íbamos a probar unas esposas preciosas que él compro y sería algo especial en mi avance en el BDSM.


Pasamos a otros ejercicios que mi Sr Domine dispuso y una vez finalizados, con todo el buen hacer que pude pues cualquiera le enfadaba más, estuvimos hablando de las mejoras que como sumisa tenía que lograr. Nos duchamos y yo seguía castigada. Me dijo que tenía toda la tarde para reescribir bien mi ejercicio y mandárselo.


Por la mañana lo primero que he hecho es mandarle el ejercicio bien escrito y revisado. Creo le pareció bien pues recibí otro mail diciéndome que me levantaba el castigo.


Yo contenta pero a la vez triste pues me dijo que así recordaría que no debo hacer mal mis ejercicios, y me lo pensaría dos veces antes de entregar una chapuza. Ahora tengo k esperar una semana a ver a mi Domine y poder sentirle, como es mi deseo.



Mi mayor satisfacción como sumisa es siempre ver feliz a mi Domine a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario